• Sala donde se celebra la tercera Comisión de la Asamblea General de las Naciones Unidas (AGNU), el 16 de octubre de 2020.
Publicada: sábado, 17 de octubre de 2020 15:56

Irán deplora el desprecio de EE.UU. a la postura de la ONU ante la COVID-19 y urge a una unión global contra el flagelo del unilateralismo de Washington.

El representante de Irán en la tercera Comisión de la Asamblea General de las Naciones Unidas (AGNU), Mohamad Zareian, dirigiéndose a las delegaciones que se reunieron el viernes, denunció el impacto negativo que han dejado las sanciones unilaterales de EE.UU. en los derechos humanos, pues obstaculizan la lucha contra el coronavirus de los países a los que afectan.

Haciéndose eco de las palabras pronunciadas previamente por Elena Dohan, relatora especial de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Zareian señaló que este organismo internacional ha reconocido desde el principio de la epidemia del nuevo coronavirus, causante de la COVID-19, “los efectos destructivos de las sanciones unilaterales y la necesidad de la plena solidaridad y el respeto a todos los principios de los derechos humanos”.

El diplomático iraní prosiguió, “sin embargo, EE.UU. está intensificando su indiferencia a estas recomendaciones de la ONU al imponer sanciones unilaterales e ilegales a los países que están más afectados por el virus de la COVID-19”.

 

Dicho esto, denunció que la campaña de “máxima presión” impuesta por EE.UU. sobre el pueblo iraní e intensificada gradualmente a medida que ha ido progresando la virulencia de la epidemia global viola abiertamente el derecho a la vida y el derecho a la salud de sus compatriotas.

Es más, precisó, las medidas restrictivas de Washington contra Teherán afectan en gran medida sobre los sectores más vulnerables de la población persa, incluidas las mujeres, los niños, los ancianos y los enfermos.

El funcionario iraní detalló que las sanciones estadounidenses apuntan contra la salud de la población durante la pandemia, ya que impiden el acceso de Irán a los canales bancarios globales, dañando su economía e interrumpiendo importantes actividades comerciales, incluida la adquisición de medicamentos y equipos médicos.

“Los efectos extraterritoriales de las medidas punitivas de carácter unilateral de EE.UU. dirigidas contra muchas otras naciones también afectan a la soberanía de esas mismas naciones, a los intereses legítimos de las instituciones o personas bajo su jurisdicción y a la libertad de comercio y navegación, además obstaculizan el derecho al desarrollo de esos pueblos en concreto”, enfatizó ante los demás países participantes en el encuentro.

krd/nii/mjs/