• Misiles norcoreanos se exhiben durante un desfile militar en la ciudad capitalina de Pyongyang.
Publicada: sábado, 15 de agosto de 2015 8:25
Actualizada: martes, 6 de septiembre de 2016 14:25

Pyongyang ha advertido que destruirá las emisiones de propaganda de Seúl que intentan fomentar una “guerra psicológica” contra el país norcoreano.

De acuerdo con la agencia oficial norcoreana de noticias KCNA, el Ejército Popular de Corea del Norte tras exigir este sábado a Seúl que desmantele todos los instrumentos de la "guerra psicológica", incluidos los altavoces, ha amenazado con una acción militar como posible represalia.

En el caso de que se ignore nuestra exigencia, a lo largo del frente se iniciarán las acciones militares justas y a gran escala para destruir los instrumentos de la guerra psicológica contra el Norte", ha afirmado el Ejército Popular de Corea del Norte.

"En el caso de que se ignore nuestra exigencia, a lo largo del frente se iniciarán las acciones militares justas y a gran escala para destruir los instrumentos de la guerra psicológica contra el Norte", ha afirmado en un comunicado.

El país surcoreano retomó el pasado lunes la llamada “guerra psicológica” después de que acusara a su vecino del norte del estallido de una mina en la frontera que dejó gravemente heridos a dos soldados surcoreanos, según KCNA.

"El mando del país (surcoreano) ha decidido restablecer la propaganda a través de los altavoces en la frontera (con Corea del Norte)", informó el lunes el portavoz del Ministerio de Defensa de Corea del Sur, Kim Min-seok.

El portavoz del Ministerio de Defensa de Corea del Sur, Kim Min-seok.

 

Sin embargo, la Comisión Nacional de Defensa de Corea del Norte negó la implicación de su país en la explosión de las minas argumentando que "si nuestro Ejército necesitara alcanzar un objetivo militar, habríamos utilizado potentes armas de fuego y no tres minas".

Por su parte, el Ejército norcoreano ha declarado que "la reanudación de estas transmisiones es una declaración directa de guerra contra la República Popular Democrática de Corea".

En vísperas de los ejercicios militares conjuntos Washington-Seúl, previstos para finales del mes en curso, Corea del Norte ha amenazado a ambos Estados con un ataque con armas militares "ultra-precisión".

Bajo el pretexto de hacer frente a la supuesta amenaza nuclear norcoreana, Estados Unidos, además de llevar a cabo los mencionados ejercicios, mantiene permanentemente desplegados en Corea del Sur cerca de 30.000 militares.

Las autoridades norcoreanas, por su parte, han rechazado en reiteradas ocasiones la intervención norteamericana en la región. El líder de esta nación, Kim Jong-un, amenazó el 27 de julio con "no dejar a ningún estadounidense vivo" en el caso de que estallara una guerra.

fdd/ktg/msf