• Una pantalla en Tokio, capital nipona, reporta la decisión del presidente de EE.UU, de cancelar su cumbre con el líder norcoreano, 25 de mayo de 2018.
Publicada: viernes, 25 de mayo de 2018 10:16

El Gobierno de Corea del Norte anuncia su disposición a sentarse a la mesa de diálogo con EE.UU. después de que el presidente del país norteamericano Donald Trump revocara una reunión que tenía programada con el líder norcoreano, una decisión que ha provocado la reacción de Corea del Sur.

El primer viceministro de Relaciones Exteriores de Corea del Norte, Kim Kye Gwan, ha considerado como “extremadamente lamentable” la medida “inesperada” del inquilino de la Casa Blanca y ha subrayado que el líder del país asiático, Kim Jong-un, se había estado preparando para dicha visita, que a su juicio, podría ser “un buen comienzo”.

“Nuevamente afirmamos a EE.UU. nuestra disposición a sentarnos cara a cara en cualquier momento y en cualquier forma para resolver el problema”, ha señalado en un comunicado emitido este viernes por la agencia de noticias estatal KCNA.

Trump le comunicó el jueves a Kim en una carta la suspensión de la cumbre del próximo 12 de junio en Singapur, a raíz de la “abierta hostilidad” de Pyongyang durante el proceso de aproximación, señalando que piensa continuar con la política de sanciones económicas y ‘presión máxima’ sobre Corea del Norte.

Nuevamente afirmamos a EE.UU. nuestra disposición a sentarnos cara a cara en cualquier momento y en cualquier forma para resolver el problema”, ha enfatizado Kim Kye Gwan, primer viceministro de Relaciones Exteriores de Corea del Norte.

 

La medida ha causado el rechazo de su aliado surcoreano que insiste en aprovechar el diálogo como principal herramienta para la resolución de la crisis en la península de Corea.

Seúl ha asegurado hoy que Pyongyang sigue siendo honesto en sus esfuerzos para la desnuclearización y la construcción de la paz, ya que Pyongyang desmanteló, en el mismo día jueves, su centro de pruebas nucleares de Punggye-ri (noreste), en presencia de un número de periodistas y corresponsales de los medios de comunicación extranjeros.

Corea del Norte amenazó unos días antes con cancelar la cumbre, y aunque no lo hizo sí ‎canceló las conversaciones de alto nivel que tenía previstas para el 16 de mayo ‎con Corea del Sur, en respuesta a los ejercicios militares conjuntos Seúl-Washington.

Sin embargo, el Gobierno norcoreano había dejado claro el compromiso de su país con la desnuclearización, una vez que EE.UU. abandonase sus “políticas hostiles y amenazas”.

msm/ktg/alg

Comentarios