• El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu (dcha.), y su ministro de educación, Naftali Bennett, en una reunión del gabinete, 30 de agosto de 2016.
Publicada: domingo, 21 de octubre de 2018 15:37

Netanyahu ignora los logros científicos y educativos de Irán porque Israel ya está muy por debajo del país persa en la clasificación de producción científica.

Así lo indica un artículo publicado el viernes por el portal estadounidense Al-Monitor, que compara las posiciones a nivel mundial que ocupan Irán y el régimen de Israel en ciencia, educación y rendimiento académico.

Al-Monitor cita un discurso del primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, pronunciado el pasado 15 de octubre, en el que se jactó de la “fantástica década” que Israel ha experimentado bajo su administración. Habló de una década de progreso y crecimiento económico, de estabilidad y seguridad, de construcción y prosperidad, para luego, como era de esperar, prometer seguir haciendo frente a Irán “con toda su fuerza”.

El artículo se mofa de la idea de “fantástica década” empleada por Netanyahu y hace mención a los datos publicados por Scopus, la mayor base de datos de citas y resúmenes de literatura arbitrada y de fuentes de alta calidad en Internet, indicando que “Israel perdió su dominio regional sobre Irán en términos de producción científica”.

“Israel cayó del primer al cuarto puesto, por debajo de Turquía y Arabia Saudí (en producción científica). Irán superó a Israel para ocupar el primer lugar en el número de estudios de Bioquímica, Genética y Biología Molecular. En Ingeniería Química, Israel bajó del primer al quinto lugar, mientras que en Química y Ciencias de la Computación descendió al cuarto puesto, por debajo de Catar e Irán. También perdió su preponderancia en Economía y Administración de Empresas. Entre 1996 y 2016, Israel bajó del 18.º lugar en la clasificación mundial de productividad científica al 33.º, muy por debajo de Irán (16.º) y Turquía (17.º)”, detalla el texto.

Israel cayó del primer al cuarto puesto, por debajo de Turquía y Arabia Saudí (en producción científica). Irán superó a Israel para ocupar el primer lugar en el número de estudios de Bioquímica, Genética y Biología Molecular. En Ingeniería Química, Israel bajó del primer al quinto lugar, mientras que en Química y Ciencias de la Computación descendió al cuarto puesto, por debajo de Catar e Irán. También perdió su preponderancia en Economía y Administración de Empresas. Entre 1996 y 2016, Israel bajó del 18.º lugar en la clasificación mundial de productividad científica al 33.º, muy por debajo de Irán (16.º) y Turquía (17.º)”, detalla un artículo de Al-Monitor.

 

El profesor de Economía Manuel Trachtenberg, quien presidió el comité de planificación del consejo israelí para la educación superior, tachó de una “amenaza significativa” para Israel la fuerte inversión que está haciendo la República Islámica “en investigación, especialmente en Física, Ingeniería, Química y Aeronáutica”.

Al-Monitor critica al régimen de Tel Aviv por intentar “mantener el ‘poder mental’ de las niñas (israelíes) alejado de la ciencia”, mientras alaba a Irán por “alentar a las mujeres a emprender investigaciones y estudios científicos”.

El portal estadounidense Al-Monitor opina que Netanyahu, con sus famosos “discursos del fuego y el azufre y las fabulosas presentaciones en PowerPoint sobre la ‘amenaza iraní’”, intenta encubrir el considerable atraso científico de Israel respecto a Irán.

ftm/anz/hnb/rba

Comentarios