• Ma Zhaoxu, embajador de China ante la ONU, durante una sesión del Consejo de Seguridad, 10 de abril de 2019. (Foto: Reutres)
Publicada: miércoles, 10 de abril de 2019 23:34
Actualizada: jueves, 11 de abril de 2019 1:31

El embajador de China ante la ONU dice que su país se opone a una intervención militar en Venezuela y pide levantar las sanciones unilaterales contra Caracas.

“China se opone a la intervención de fuerzas externas en los asuntos internos de Venezuela. Se opone a la intervención militar en Venezuela y se opone al uso de la llamada cuestión humanitaria para lograr fines políticos”, ha afirmado Ma Zhaoxu, representante permanente de China ante el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (CSNU), durante una sesión celebrada este miércoles.

Ma ha denunciado el doble rasero de EE.UU. para resolver la crisis en Venezuela diciendo que, por un lado, se escucha hablar de velar por el bienestar de los venezolanos, pero, por el otro, se ven sanciones cada vez más duras contra el país. “Son (medidas) contradictorias y el motivo es dudoso”, ha añadido.

Según el diplomático chino, la historia ha demostrado en repetidas ocasiones que las sanciones unilaterales solo complican aún más las situaciones y perjudican la vida cotidiana de los pueblos que son blanco de las mismas.

China se opone a la intervención de fuerzas externas en los asuntos internos de Venezuela. Se opone a la intervención militar en Venezuela y se opone al uso de la llamada cuestión humanitaria para lograr fines políticos”, ha afirmado Ma Zhaoxu, representante permanente de China ante el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (CSNU).

 

En este contexto, ha instado a Estados Unidos y a la Unión Europea (UE) a levantar las sanciones que mantienen sobre el país y a crear condiciones normales para su “desarrollo socioeconómico”.

“China seguirá cooperando con Venezuela sobre la base de los principios del respeto mutuo, la igualdad, el beneficio mutuo y el desarrollo común para el bienestar de nuestros pueblos”, ha señalado. 

Desde que Nicolás Maduro tomara posesión del cargo tras ganar las presidenciales de mayo de 2018, la oposición venezolana, apoyada por EE.UU., se ha negado a reconocer los resultados. Apenas unas semanas después, Guaidó, jefe de la Asamblea Nacional (AN) venezolana —declarada en desacato en 2016—, se autoproclamó presidente interino del país.

Maduro ha expresado en diferentes ocasiones su voluntad de mantener el camino del diálogo a favor de la paz, tanto con el Gobierno de EE.UU. como con la oposición venezolana, pero Washington ha intensificado sus presiones contra Venezuela con sanciones y ha dicho que “no es hora de dialogar”, sino de que Maduro abandone el poder de cualquier manera, incluso aunque sea a través de una intervención militar.

snz/anz/fdd/rba

Comentarios