• Edward Snowden se comunica por videoconferencia con una feria tecnológica celebrada en Hannover (centro de Alemania). 18 de marzo de 2015
Publicada: viernes, 20 de marzo de 2015 22:44

El Gobierno de Estados Unidos llegó a amenazar a Alemania con cesar el intercambio de información sensible, en caso de que Berlín diera asilo político al exinformático de la NSA, Edward Snowden, ha revelado el vicecanciller germano, Sigmar Gabriel.

“Nos dijeron que dejarían de avisarnos de los complots y otros asuntos de Inteligencia”, dijo Gabriel el pasado domingo, en un encuentro con periodistas en la ciudad de Homburg, en el suroeste, citado el jueves por la página electrónica estadounidense The Intercept.

Gabriel hizo la revelación después de elogiar a los periodistas que trabajan en el archivo creado con los datos filtrados por Snowden sobre el espionaje estadounidense, y lamentó que ningún país ofreciera protección al antiguo empleado de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por sus siglas en inglés) ante la persecución estadounidense.

El vicecanciller y ministro de Economía alemán lamentó que esta denegación de auxilio generalizada en los Gobiernos occidentales llevase a Snowden a refugiarse en la Rusia presidida por Vladimir Putin.

Los asistentes a la reunión, relata el periodista Glenn Greenwald —uno de los colaboradores de Snowden, premiado en el evento—, preguntaron entonces a Gabriel por qué no ofrecía asilo al denunciante estadounidense.

El segundo del Ejecutivo alemán —y presidente del Partido Socialdemócrata, SPD en alemán—, pretextó que el Gobierno hubiera estado legalmente obligado a extraditar a Snowden a Estados Unidos, de poner pie en su territorio.

Aludió además a los debates políticos mantenidos en el país germano sobre la necesidad de que Snowden testificase ante la Comisión Parlamentaria que investigó el espionaje de la NSA en Alemania, algo que finalmente no ocurrió —a instancias del Ejecutivo de Angela Merkel.

Ante la insistencia de los reporteros, el político declaró que la decisión de Berlín estuvo determinada por las agresivas amenazas de Washington, que hubieran dejado a la población del país europeo expuesta a eventuales ataques terroristas conocidos por la Inteligencia de Washington, que no habría hecho nada por evitarlos.

El exanalista de Inteligencia estadounidense divulgó en junio de 2013 decenas de miles de documentos clasificados como altamente secretos sobre el espionaje masivo de la NSA, lo que el Gobierno de Barack Obama consideró “actos de traición”, obligándole a buscar asilo político en Rusia.

En años recientes, se ha agudizado en Alemania la conciencia y el malestar de la gran influencia que ejercen los Estados Unidos sobre Berlín, que mantiene al menos una veintena de bases militares conocidas y un despliegue oficial de unos 50.000 uniformados en ese país europeo desde la Segunda Guerra Mundial.

mla/ybm/mrk