• Sistemas de defensa aérea Patriot, de fabricación estadounidense, desplegados en Europa.
Publicada: lunes, 26 de junio de 2017 6:35

Suecia reemplazará sus arcaicos sistemas de defensa aérea MIM-23 Hawk para ‎contrarrestar los misiles balísticos rusos desplegados en Kaliningrado.‎

“Aunque los sistemas antiguos se pueden modificar y mejorar, tienen un límite de edad. En este sentido, opinamos que los Hawk están envejeciendo”, afirmó el jefe de comunicaciones del Regimiento de Defensa Aérea sueco, Carl Sjostrand.

En declaraciones recogidas el sábado por el diario local Svenska Dagbladet, el oficial sueco destacó que el escudo antimisiles de su país ha de ser capaz de proteger a Suecia de todas las amenazas, que, según agregó, constan de algo más que de aviones enemigos.

En esta línea, se refirió a los misiles balísticos Iskander desplegados por Rusia en el enclave de Kaliningrado, entre Lituania y Polonia. Estos misiles suponen una “amenaza para la isla de Gotland y la capital sueca, Estocolmo, y para su defensa se necesita un sistema mejor que el Hawk, que no tiene capacidad para afrontar esos misiles”, subrayó.

El Ministerio sueco de Defensa sostiene, por su parte, que es de suma importancia actualizar el escudo antiaéreo del país. Como opciones para reemplazar al MIM-23 Hawk, estaría el MIM-104 Patriot, fabricado por las empresas estadounidenses Lockheed Martin y Raytheon, y también el sistema franco-italiano SAMP/T.

Aunque los sistemas antiguos se pueden modificar y mejorar, tienen un límite de edad. En este sentido, opinamos que los Hawk están envejeciendo”, afirmó el jefe de comunicaciones del Regimiento de Defensa Aérea sueco, Carl Sjostrand.

 

El aumento de la presencia militar de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y de EE.UU. cerca de las fronteras de Rusia, cuya justificación es la anexión de Crimea por Moscú en 2014 y la crisis de Ucrania, ha provocado una escalada de tensiones entre las partes.

Rusia denuncia, de hecho, que el refuerzo de las tropas de la OTAN en sus fronteras occidentales "amenaza" su seguridad nacional y es un factor desestabilizador en la región, por lo que ha adoptado una serie de contramedidas.

Moscú también niega lo que califica de fantasma de la “amenaza rusa”, insistiendo en que la verdadera amenaza a la seguridad global es “una Europa saturada” de armas y militares de origen no europeo.

mjs/nii/

Comentarios