• El presidente de Sudán, Omar al-Bashir, se reúne con su homólogo ruso, Vladimir Putin, en Sochi, 23 de noviembre de 2017.
Publicada: viernes, 24 de noviembre de 2017 3:22

El presidente de Sudán, Omar al-Bashir, asegura que detrás de los problemas actuales de Oriente Medio está la política de Estados Unidos.

“Los problemas a los que se enfrenta la región actualmente son causados por la intervención estadounidense”, indicó el jueves Al-Bashir en una reunión con su homólogo ruso, Vladimir Putin, en Sochi (suroeste de Rusia).

El líder sudanés se refirió en concreto a la crisis siria, de la que subrayó que es también resultado de las interferencias de Washington. “De no ser por Rusia, el país (Siria) se habría perdido”, concluyó.

Rusia empezó en 2015, a solicitud del Gobierno sirio, una intensa campaña aérea contra las posiciones terroristas en el suelo sirio, en particular contra EIIL (Daesh, en árabe), que actualmente está perdiendo sus principales bastiones por el intenso avance de las fuerzas gubernamentales de Damasco con la ayuda aliada.

Los problemas a los que se enfrenta la región actualmente son causados por la intervención estadounidense”, dice el presidente de Sudán, Omar al-Bashir.

 

Al-Bashir sostuvo asimismo que la división de Sudán en dos partes es un complot estadounidense. El Sur hizo secesión en 2011, convirtiéndose en el Estado más joven del mundo. Sin embargo, el nuevo país se ha visto azotado por una guerra civil comenzada dos años más tarde. El conflicto ha dejado decenas de miles muertos y más de cuatro millones de desplazados.

En otra parte de sus declaraciones, el presidente sudanés precisó que Jartum tiene interés en renovar la cooperación técnico-militar con Moscú, ya que sus fuerzas armadas están equipadas con armas rusas.

La delegación que encabeza Al-Bashir en Sochi, señaló el mandatario, discutió la cooperación con empresas rusas en las áreas del desarrollo nuclear, producción de petróleo, agricultura y transporte ferroviario.

Desde que llegó al poder en 1993, Al-Bashir ha adoptado una postura antiestadounidense, criticando a la Casa Blanca por tratar de derrocar su Gobierno a través de cualquier estrategia injerencista.

alg/mla/snr/rba