• Presidente sirio, Bashar al-Asad.
Publicada: domingo, 22 de noviembre de 2015 9:40
Actualizada: domingo, 22 de noviembre de 2015 12:06

El presidente sirio, Bashar al-Asad, indica que Turquía, Arabia Saudí y Catar conforman el “patio trasero” del grupo terrorista takfirí EIIL (Daesh, en árabe) en la región de Oriente Medio.

“Logísticamente, todo tipo de ayudas al EIIL, independientemente de ser recursos humanos, dinero y venta de su petróleo, pasa por Turquía en cooperación con los saudíes y cataríes, y desde luego con la supervisión de EE.UU. y los occidentales (…) sin este espacio logístico, que lo llamemos ‘patio trasero’, el EIIL no podría sobrevivir”, ha enfatizado.

Logísticamente, todo tipo de ayudas al EIIL, independientemente de ser recursos humanos, dinero y venta de su petróleo, pasa por Turquía en cooperación con los saudíes y cataríes, y desde luego con la supervisión de EE.UU. y los occidentales (…) sin este espacio logístico, que lo llamemos ‘patio trasero’, el EIIL no podría sobrevivir”, ha enfatizado el presidente sirio, Bashar al-Asad.

En una entrevista concedida este domingo a la cadena china de televisión Phoenix, el mandatario sirio ha dejado claro que el EIIL no puede incubar en Siria porque no tiene fuentes que le alimenten.

El presidente sirio, Bashar al-Asad, concede una entrevista a la cadena china de televisión Phoenix, 22 de noviembre de 2015.

 

Para Al-Asad, los terroristas son como un “cuerpo extranjero” en el territorio sirio que debido al temor promovido, sus opresiones y matanzas han conseguido el control de algunas partes del país.

A este respecto, ha asegurado que actualmente sus fuerzas vienen desde Turquía con “el apoyo personal de (el presidente Recep Tayyip) Erdogan y (el primer ministro Ahmet) Davutoglu”.

En cuanto a la venta del petróleo del EIIL por el territorio turco, el jefe del Gobierno de Damasco recuerda que la mayoría de las instalaciones petroleras controladas por el EIIL se encuentran en las fronteras de Siria, Turquía e Irak; empero, como el Gobierno iraquí está luchando contra el EIIL, y el turco le está ayudando, pues, “el único sustento del EIIL es a través de Turquía”.

Por tanto, ha añadido, no se puede fijar un calendario para acabar con el terrorismo “porque no es un asunto que tenga que ver con el avance sobre el terreno, sino con el apoyo que reciben los terroristas de otros países, porque varios países en el Occidente y en la región no tienen interés en alcanzar una solución política”.

De acuerdo con Al-Asad, esos países occidentales y regionales suponen que respaldando a los terroristas podrán derrocar al Gobierno de Damasco y por esto ayudan a la prolongación de la crisis, en lugar de combatir contra el terrorismo.

El presidente Siria ha reiterado que el objetivo principal de su Gobierno consiste en trabajar por el pueblo y garantizar la libertad de todos los sirios; empero, ha recordado, “no se puede tomar pasos políticos concretos antes de acabar con el terrorismo que es la mayor fuente de desasosiego para cada sirio”.

Al final, Al-Asad ha agradecido el apoyo del Gobierno de Pekín a la nación y Gobierno sirios en diferentes círculos internacionales y ha calificado de imprescindible la necesidad de “recuperar el equilibrio en el mundo y apoyar los valores y la Carta de las Naciones Unidas”

“Hay que corregir la decadencia moral que afecta a las políticas occidentales y que nosotros pagamos el precio”, ha concluido.

tas/ctl/mrk

Commentarios