• El representante de Siria ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Bashar al-Yafari.
Publicada: sábado, 20 de junio de 2015 14:13

El representante de Siria ante la ONU, Bashar al-Yafari, denuncia que decenas de miles de terroristas extranjeros han penetrado en Siria desde sus fronteras con Turquía y Jordania para luchar contra el Gobierno sirio.

"Unos 80 000 mercenarios extranjeros procedentes de Turquía y Jordania se han unido a las filas de los grupos extremistas que operan en Siria para combatir contra el Ejército sirio", ha anunciado este sábado la agencia siria de noticias Syrianow, citando las declaraciones de Al-Yafari a la cadena libanesa de noticias Almanar.

"Unos 80 000 mercenarios extranjeros procedentes de Turquía y Jordania se han unido a las filas de los grupos extremistas que operan en Siria para combatir contra el Ejército sirio", ha anunciado este sábado la agencia siria de noticias Syrianow, citando las declaraciones de Al-Yafari a la cadena libanesa de noticias Almanar.

El diplomático sirio también informa de que los EE.UU., el régimen de Israel y Jordania han entrenado y equipado a los terroristas de Frente Al-Nusra, filial de Al-Qaeda, para luchar contra el Gobierno del presidente sirio, Bashar al-Asad.

El viernes, Estados Unidos confirmó que Turquía era la ruta de tránsito de los terroristas takfiríes que viajan desde Europa a Irak y Siria para unirse a grupos terroristas como EIIL (Daesh, en árabe) y el Frente Al-Nusra.

Integrantes terroristas extranjeros en Siria.

 

Hace poco salieron a luz informes sobre la implicación de la Organización de Inteligencia de Turquía (MIT, por sus siglas en turco) en el tránsito ilegal de vehículos robados, trasladados a Siria para el grupo terrorista de Daesh.

Igualmente, el director de Inteligencia Nacional de Estados Unidos, James Clapper, afirmando que para Turquía no es una prioridad luchar contra el EIIL, agregó que el 60 % de terroristas extranjeros que entra en Siria atraviesa la frontera turca.

Bashar al-Yafari, en otra parte de sus declaraciones, denunció la estrategia de los medios de comunicación occidentales que difunden falsos informes sobre la situación de Siria para engañar a la opinión pública.  

También se refirió a la disposición del Gobierno sirio para apoyar cualquier iniciativa encaminada a hallar una solución pacífica a la crisis actual en el país.

Sin embargo, comentó que, mientras los informes preparados por el enviado especial de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para Siria, Staffan de Mistura, no sean claros, no se puede asegurar que Damasco participe en diálogos de paz sobre Siria.

Según las estimaciones, la violencia en Siria ha provocado la muerte de más de 230 000 personas y cerca de 8 millones de desplazados internos.

mkh/nii/

Commentarios