• Sistema de defensa aéreo del Ejército sirio en el aeropuerto militar de Palmira.
Publicada: martes, 11 de abril de 2017 17:56
Actualizada: martes, 11 de abril de 2017 18:29

El Ejército sirio ha reforzado su defensa aérea en el oeste del país tras el ataque con misiles de EE.UU. contra su base aérea de Al-Shairat, en Homs.

“Siria ha aumentado el número de los radares en las zonas occidentales del país, medida que permite al Ejército sirio vigilar con mayor cobertura los movimientos aéreos”, declaró el lunes un funcionario del Departamento de Defensa estadounidense (Pentágono) a la cadena estadounidense de televisión CNN en su versión en árabe.

La fuente, que deseó mantener el anonimato, aseguró, además, que los Estados Unidos no creen que estos radares vayan a constituir una amenaza para los aviones o misiles estadounidenses.

“Siria ha aumentado el número de los radares en las zonas occidentales del país, medida que permite al Ejército sirio vigilar con mayor cobertura los movimientos aéreos”, declaró un funcionario del Pentágono.

De igual modo, añadió que “por ahora no hay indicios que muestren que el nuevo sistema aéreo de Siria sea de origen ruso”.

Tal medida se produjo después de que, el pasado viernes, Estados Unidos lanzara 59 misiles de crucero modelo Tomahawk desde dos destructores contra la base aérea de Al-Shairat, ubicada en la provincia central de Homs. 

 

El presidente de EE.UU., Donald Trump, describió esta operación como una respuesta al incidente químico acaecido en la ciudad de Jan Sheijun, en la provincia de Idlib, del que Washington culpa a Damasco sin presentar evidencia alguna. Mientras, el Gobierno sirio ha negado haber usado materiales químicos en esta operación y acusa de ello a los grupos extremistas.

Estos hechos tienen lugar mientras varios analistas políticos advierten de una guerra nuclear o mundial en Oriente Medio, ya que la tensión entre Washington y Moscú se eleva cada vez más con una escalada de amenazas cruzadas.  

mkh/anz/ftm/rba

Commentarios