• Soldados sirios en la provincia de Alepo.
Publicada: miércoles, 4 de enero de 2017 22:50
Actualizada: miércoles, 4 de enero de 2017 23:27

Al menos 35.000 terroristas han sido eliminados desde que Rusia lanzara su campaña aérea contra los grupos extremistas en Siria.

Desde la irrupción, en septiembre de 2015, de las fuerzas aeroespaciales rusas en el conflicto armado que se vive en Siria, el Ejército sirio ha recuperado más de 12.000 km2 y abatido a 35.000 terroristas, incluidos 204 comandantes de campo, ha informado este miércoles el portavoz del Ministerio ruso de Defensa, Igor Konashenkov, citado por la agencia rusa de noticias TASS.

"(…) El principal resultado (de las operaciones rusas en Siria) es que ha llegado a ser posible sin la actual Administración estadounidense concluir, por primera vez, conjuntamente con Irán y Turquía, un acuerdo de alto el fuego con la oposición siria y ultimar los preparativos para las negociaciones en Astaná (capital kazaja) para resolver el conflicto sirio", ha enfatizado.

"(…) El principal resultado (de las operaciones rusas en Siria) es que ha llegado a ser posible sin la actual Administración estadounidense concluir, por primera vez, conjuntamente con Irán y Turquía, un acuerdo de alto el fuego con la oposición siria y ultimar los preparativos para las negociaciones en Astaná (capital kazaja) para resolver el conflicto sirio", ha enfatizado el portavoz del Ministerio ruso de Defensa, Igor Konashenkov.

Asimismo, ha denunciado que debido a los datos falsos proporcionados por la Agencia Central de Inteligencia de EE.UU. (CIA, por sus siglas en inglés), las guerras más grandes de las últimas décadas lanzadas por EE.UU. han provocado gran destrucción en las infraestructuras de los países afectados, es decir, Irak, Yugoslavia, Libia y Afganistán.

 

Finalmente, el militar ruso ha concluido que, tras tal devastación, las grandes compañías estadounidenses cercanas a la CIA y el Pentágono consiguieron contratos para asumir un papel en la reconstrucción de estos países y hacerse con colosales ganancias.

A finales de septiembre 2015, Rusia comenzó, a petición de Damasco, una ofensiva aérea en Siria para detener el avance de los grupos terroristas, entre ellos, el grupo takfirí EIIL (Daesh, en árabe) y el Frente Al-Nusra (autoproclamado Frente Fath al-Sham).

El 15 de marzo de 2016, Rusia comenzó la retirada parcial de su grupo militar de Siria, al dar por cumplida su misión. No obstante, al mismo tiempo, el presidente ruso, Vladimir Putin, dejó en claro que Rusia mantendrá su presencia militar en el puerto sirio de Tartus y en la base aérea de Hmeimim.

mkh/anz/aaf/rba