• Presidente de Siria, Bashar al-Asad (centro), visita a militares de su Ejército.
Publicada: martes, 5 de abril de 2016 1:17

A diferencia del exdictador libio Muamar Gadafi, el presidente sirio, Bashar al-Asad, resultó ser una persona “fuerte”, opina el líder checheno, Ramzan Kadyrov.

El presidente de la República rusa de Chechenia comentó el lunes que Gadafi no hacía caso a nadie, “ni a los aliados ni a los opositores”, y tenía miedo de las personas más fuertes e influyentes, a quienes consideraba sus rivales.

Pero, el mandatario sirio “no es un guerrero”, más bien parece un “diplomático e intelectual” que ha resultado ser “un hombre verdaderamente fuerte, tal y como su país”, agregó Kadyrov en declaraciones a la agencia oficial rusa RIA Novosti.

Al-Asad tomó la posición correcta de ser aliado de Rusia. Rusia no deja a los suyos”, indica el presidente checheno, Ramzan Kadyrov.

En otra parte de sus declaraciones, el mandatario checheno alabó la decisión de Al-Asad de pedir el apoyo militar de Rusia en su lucha contra los grupos terroristas, pues Moscú nunca deja solo a sus aliados.

Presidente de la República rusa de Chechenia, Ramzan Kadyrov (centro), junto a varios comandantes de las fuerzas especiales chechenas.

 

Al-Asad tomó la postura correcta de convertirse en aliado de Rusia. Rusia no deja a los suyos”, remarcó Kadyrov. Con fecha anterior, el jefe del Estado sirio había subrayado que su país necesita la presencia militar de Rusia incluso en caso de la estabilización de la situación en la región.

Por otro lado, el presidente checheno consideró fracasado los intentos de EE.UU., Europa, los países árabes y la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) para destruir Siria.

A finales de septiembre de 2015, Rusia emprendió una campaña de ataques aéreos contra los blancos del grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe) y otras bandas takfiriíes, y el 14 de marzo, el presidente ruso, Vladimir Putin, ordenó el repliegue del principal contingente desplegado en Siria, al dar por cumplida su misión antiterrorista, si bien la aviación rusa siguió apoyando al Ejército en la liberación de la ciudad monumental de Palmira (centro).

Desde el pasado 27 de febrero en Siria rige un alto el fuego anunciado por Rusia y EE.UU., del que son excluidos el EIIL y el Frente Al-Nusra, filial local de Al-Qaeda, por lo que el Ejército sirio y sus aliados siguen con sus operativos contra estas bandas terroristas.

mjs/ncl/hnb

Commentarios