• Mapa creado por los científicos que muestra efectos dañinos del cigarro en ADN.
Publicada: jueves, 15 de junio de 2017 16:53

Los científicos dan a conocer mejor los efectos dañinos del cigarro en ADN, creando un mapa de sus perjuicios en el cuerpo.

Se trata de la primera vez que los científicos han creado un método para mapear los daños del cigarro en el ADN (abreviado de ácido desoxirribonucleico), dando a conocer mejor cómo los cánceres asociados con el consumo de tabaco se originan y por qué algunas personas son más vulnerables o resistentes que las demás.

“Sería bueno si esto ayuda a aumentar la conciencia de qué dañino puede ser fumar. También sería útil para los desarrolladores de fármacos si sabemos exactamente cómo se repara el daño del ADN en todo el genoma”, según Aziz Sancar, el innovador del mencionado proceso de mapeo.

La información fue publicada el miércoles en el portal belmarrahealth.com, según el cual, el nuevo técnico de mapeo ha sido utilizado para observar todos los daños causados por un carcinógeno químico, llamado benzopireno (BaP). “Esta sustancia química, solo en EE.UU., representa casi el 30 por ciento de las muertes por cáncer”.

Sería bueno si esto ayuda a aumentar la conciencia de qué dañino puede ser fumar. También sería útil para los desarrolladores de fármacos si sabemos exactamente cómo se repara el daño del ADN en todo el genoma”, según Aziz Sancar, el innovador del proceso de mapeo de los efectos dañinos del cigarro en ADN.

 

Según la fuente, BaP es un residuo derivado de la quema de compuestos orgánicos como el tabaco, pero también se puede encontrar en los incendios forestales, en motores diesel, así como en las parrillas de la barbacoa. “Pero fumar cigarrillos pone este carcinógeno directamente en nuestros pulmones”.

Cuando esta sustancia química llega a nuestro tejido pulmonar —indica el estudio— el cuerpo intenta neutralizarlo, dividiéndolo en moléculas más pequeñas. Esto crea un compuesto llamado benzopireno diol epóxido (BPDE). Desafortunadamente esta es la molécula que reacciona con nuestro ADN, aumentando las posibilidades del desarrollo de la enfermedad.

“Si se produce una aducción a BPDE en un gen supresor tumoral y no es reparada pronto, puede conducir a una constante mutación que se convierte en una célula cancerosa”, según Wentao Li, un investigador y el autor principal del estudio.

El método mencionado también permite a los científicos identificar los sitios dañados por BaP. También permite la identificación de los sitios en el genoma, donde las células están tratando de reparar el daño.

tqi/ktg/myd/nal

Commentarios