• Militares rusos equipan un misil táctico de corto alcance modelo Iskander en Kubinka, a las afueras de Moscú (la capital).
Publicada: lunes, 17 de febrero de 2020 14:47
Actualizada: lunes, 17 de febrero de 2020 19:19

Rusia asegura que podrá producir misiles de medio y corto alcance en seis meses, si EE.UU. no deja su plan de desarrollar esos proyectiles en otros países.

“Podemos llenar este vacío, la ausencia de misiles terrestres de alcance intermedio y de corto alcance, en el menor tiempo posible (...) es posible llevar un misil a prueba dentro de seis a doce meses, y luego tendremos (ese) misil”, ha asegurado el presidente del Comité de Defensa y Seguridad del Consejo de la Federación (Senado) de Rusia, Víctor Bondarev, citado este lunes por la agencia local TASS.

Al desarrollar su postura, Bondarev ha resaltado el alto “potencial científico de los institutos militares, oficinas de diseño y empresas” de Rusia y el hecho de que las fábricas cuenten con el equipo necesario para producir los referidos misiles.

El senador ruso ha señalado también que, en la actualidad, Moscú dispone de los sistemas antiaéreos S-300 y S-400, con los que “puede defenderse”.

De este modo, ha alertado que EE.UU. recibirá la respuesta de Rusia, si da pasos para el desarrollo, la producción y el despliegue de misiles en terceros países.

Moscú, en reiteradas ocasiones, ha advertido que la conducta de Washington en el campo de los misiles puede abrir la puerta a una nueva carrera armamentista, provocando un caos mundial.

 

El país euroasiático, en concreto, reprocha a Estados Unidos su salida del Tratado de Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio (INF, por sus siglas en inglés) —firmado en 1987 entre EE.UU. y la extinta Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS)—.

El INF fue suscrito en 1987, en la era de la Guerra Fría, con el fin de prohibir los misiles balísticos y de crucero con alcance de entre 500 y 5500 kilómetros.

Se ha intensificado la preocupación de Moscú al respecto, a medida que está creciendo el temor a que EE.UU. decida desplegar misiles con capacidad nuclear en Europa para hacer frente a Rusia.

En su momento, el Kremlin avisó que, si Estados Unidos abandonaba el tratado, los países que albergasen misiles estadounidenses, se convertirían en potencial blanco de ataques rusos.

tqi/ctl/myd/mjs

Comentarios