• El canciller ruso, Serguéi Lavrov (izquierda), y su homólogo iraní, Mohamad Yavad Zarif, tras reunirse en Moscú, la capital rusa, 28 de marzo de 2017.
Publicada: viernes, 11 de agosto de 2017 17:58

El canciller ruso, Serguéi Lavrov, considera que ‘es una pena’ que EE.UU. cuestione el acuerdo nuclear, porque es ‘bastante acertado’.

“Aunque la Administración (de Donald) Trump ha confirmado que Irán está cumpliendo todo lo previsto en el acuerdo, siguen diciendo que es un error. Es una pena que se cuestione este acuerdo, que es bastante acertado”, ha lamentado hoy viernes Lavrov en un encuentro con estudiantes en la televisión rusa. 

Teherán y el Grupo 5+1 (China, EE.UU., Francia, Reino Unido y Rusia, más Alemania) lograron en julio de 2015 un acuerdo, el Plan Integral de Acción Conjunta (JCPOA, en inglés), que establece limitaciones al programa nuclear iraní a cambio del levantamiento de sanciones.

La Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA) y EE.UU. han verificado el cumplimiento del acuerdo nuclear por parte de la República Islámica de Irán. Sin embargo, el presidente Trump afirma que Teherán no respeta “su espíritu”, una postura denunciada duramente por las altas autoridades del país persa.

Teherán ha denunciado en reiteradas veces el “insatisfactorio” cumplimiento del JCPOA por la contraparte, sobre todo Estados Unidos, que no deja de obstaculizar la aplicación del mismo. Por ello, ha advertido de que podría adoptar las medidas adecuadas al respecto, como la reanudación de sus actividades nucleares al nivel anterior.

Aunque la Administración (de Donald) Trump ha confirmado que Irán está cumpliendo todo lo previsto en el acuerdo, siguen diciendo que es un error. Es una pena que se cuestione este acuerdo, que es bastante acertado”, dice el canciller ruso, Serguéi Lavrov.

 

La estrategia de la Casa Blanca es crear tantos obstáculos como sea posible para privar a Irán de los ‘beneficios’ del JCPOA. Retirarse del acuerdo nuclear crearía una mayor distancia entre EE.UU. y los otros cinco firmantes del acuerdo, afirman los analistas.

Mientras que el desarrollo de armas de destrucción masiva no tiene ningún tipo de cabida en la doctrina defensiva de la República Islámica y las máximas autoridades del país han reiterado que Teherán no busca desarrollar armas atómicas, Washington renueva sus sanciones a Irán, contraviniendo el acuerdo nuclear, so pretexto de las supuestas ‘amenazas misilísticas’ del país persa.

alg/mla/zss/tas

Commentarios