• Avión de combate Sujoi PAK FA (T-50) de Rusia.
Publicada: viernes, 28 de julio de 2017 0:20
Actualizada: viernes, 28 de julio de 2017 1:38

Los aviones de combate de sexta generación de Rusia estarán equipados con láseres capaces de neutralizar la cabeza de un misil guiado.

“Ya tenemos sistemas de protección láser instalados en aviones de combate y helicópteros y ahora estamos hablando de desarrollos en láseres que serán capaces de destruir físicamente los misiles atacantes”, ha indicado hoy jueves el representante del consorcio ruso Tecnologías Radioelectrónicas (KRET, por sus siglas en ruso), Vladimir Mijeev.

Grosso modo, podremos quemar ‘los ojos’ de los misiles que ‘nos miran’. De forma natural, se instalarán estos sistemas en los cazas de sexta generación”, ha añadido.

En otra parte de sus declaraciones, el representante ruso se ha referido a un nuevo radar avanzado que tendrá una gran inmunidad a las interferencias y podrá detectar aviones enemigos a larga distancia.

La Fundación de Estudios Avanzados de la Federación de Rusia ha encargado al KRET la creación del denominado ROFAR —un conjunto de antenas radioópticas de fotones—.

Ya tenemos sistemas de protección láser instalados en aviones de combate y helicópteros y ahora estamos hablando de desarrollos en láseres que serán capaces de destruir físicamente los misiles atacantes”, dice el representante del consorcio ruso Tecnologías Radioelectrónicas, Vladimir Mijeev.

 

“Una antena así permitirá obtener nuevas características de radiodetección: una banda ultraancha, resistencia a varios tipos de interferencias y una potencia suficientemente alta”, ha detallado Mijeev.

El representante del consorcio KRET también ha añadido que todas las capacidades del nuevo localizador quedarán claras solo dentro de un año y medio, cuando el sistema sea sometido a pruebas reales.

“Nos encontramos en el umbral de un nuevo salto tecnológico que será posible gracias a la radiofotónica”, ha sostenido Mijeev.

Rusia ha asegurado en reiteradas ocasiones que la razón por la que moderniza sus armas es garantizar la seguridad del país ante las amenazas de que es objeto desde el extranjero. Desde 2014, la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) ha aumentado su presencia militar en Europa, especialmente en los países del Este que comparten frontera con Rusia, con el pretexto de una supuesta interferencia de Moscú en el conflicto interno de Ucrania.

Moscú ha expresado reiteradamente su preocupación por la acumulación por la OTAN de medios militares a lo largo de sus fronteras occidentales, advirtiendo de que el expansionismo de la Alianza socava la seguridad tanto de la región como mundial.

alg/mla/tas/rba

Commentarios