• Unidades de artillería y lanzacohetes múltiples BM-21 del Ejército ruso en una maniobra militar en la región de Kaliningrado, al lado de la costa del mar Báltico.
Publicada: martes, 4 de abril de 2017 0:57

Rusia tiene la capacidad militar necesaria para lanzar sorpresivos ataques contra los Estados bálticos en casi 24 horas, alertan los servicios de Inteligencia lituanos.

Según ha afirmado este lunes el jefe de los servicios de contraespionaje lituanos, Remigius Baltrenas, el aumento de la presencia militar rusa en la región de Kaliningrado— al lado de la costa del mar Báltico—, permite al Ejército ruso atacar a los países aliados de la OTAN sin apenas tener que prepararse con antelación.

“La prioridad de Rusia al fortalecer sus capacidades en el oeste y la región de Kaliningrado no ha cambiado. Se basa en la velocidad de reacción militar y poder de disuasión. Rusia podría iniciar una acción militar contra los Estados bálticos entre 24 y 48 horas”, ha destacado Baltrenas en su informe anual.

Rusia podría iniciar una acción militar contra los Estados bálticos entre 24 y 48 horas”, ha indicado el jefe de los servicios de contraespionaje lituanos, Remigius Baltrenas. 

Además, ha reconocido que la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) no podrá desplegar con tanta rapidez sus tropas en la citada zona a menos que militarice toda la región cerca de las fronteras occidentales de Rusia.

 

Según este informe, el nuevo despliegue ruso en la región de Kaliningrado incluye cazas Su-30 y el potente sistema de misiles Iskander.

"Es una señal para que la OTAN mejore la velocidad de su toma de decisiones", ha indicado por su parte el ministro de Defensa lituano, Raimundas Karoblis, en una rueda de prensa posterior a la presentación del informe. "El tiempo de reacción de la OTAN no es tan rápido como nos gustaría que fuera", ha agregado. 

Es de mencionar que el aumento de la presencia militar de la OTAN en varios países bálticos, como EstoniaLetonia, Lituania y Polonia, se produce en medio de una escalada de tensiones entre el Occidente y Rusia, suscitada a raíz de la anexión de la península de Crimea, en 2014, a la Federación Rusa y de la crisis de Ucrania.

Rusia ha denunciado en reiteradas ocasiones el refuerzo de las tropas de la OTAN cerca de sus fronteras, tachándolo de una "amenaza" para su seguridad nacional y un factor desestabilizador en la región. Además, Moscú ha desplegado fuerzas en sus zonas limítrofes con territorios bálticos.

myd/ncl/hnb

Commentarios