• El embajador de Rusia ante la ONU, Vitali Churkin, habla en una rueda de conferencia después de una reunión del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU), 16 de octubre de 2016.

    El embajador de Rusia ante la ONU, Vitali Churkin, habla en una rueda de conferencia después de una reunión del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU), 16 de octubre de 2016.

Un diplomático ruso sugiere a Londres que renuncie a sus colonias y luego critique a Moscú por la adhesión de Crimea a Rusia.

“Devuelvan las islas Malvinas, devuelvan Gibraltar, devuelvan la parte anexionada de Chipre, devuelvan el archipiélago de Chagos en el océano Índico, que convirtieron en una enorme base militar. Solo entonces su conciencia, tal vez, esté un poco más limpia y puedan empezar a juzgar otros temas (como el de Crimea)”, señaló el jueves el representante permanente de Rusia ante las Naciones Unidas, Vitali Churkin.

Con estas declaraciones en una reunión del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU) sobre la situación en el Donbás, Churkin respondía a su homólogo británico, Matthew Rycroft, y a la estadounidense, Nikki Haley, quienes habían reiterado acusaciones a Rusia de una supuesta injerencia en la crisis de Ucrania.

Devuelvan las islas Malvinas, devuelvan Gibraltar, devuelvan la parte anexionada de Chipre, devuelvan el archipiélago de Chagos en el océano Índico, que convirtieron en una enorme base militar. Solo entonces su conciencia, tal vez, esté un poco más limpia y puedan empezar a juzgar otros temas (como el de Crimea)”, señala el representante permanente de Rusia ante la ONU, Vitali Churkin.

Según Rycroft, Rusia "desencadenó la crisis de Ucrania”. Haley, por su parte, había reiterado la misma postura por parte de su país, afirmando que “EE.UU. sigue condenando y llamando a un fin inmediato de la ocupación rusa de Crimea". "Crimea es parte de Ucrania”, añadió la diplomática estadounidense.

Sin embargo, a juicio del embajador ruso, la crisis de Ucrania estalló en febrero de 2014 como resultado de un golpe de Estado apoyado desde el exterior y no tuvo nada que ver con el referéndum celebrado después en el mismo año, en el que se votó a  la adhesión de la península de Crimea a la Federación Rusa.

 

Estados Unidos y el Reino Unido figuran entre los países occidentales que han impuesto varios paquetes de sanciones a ciudadanos, empresas y sectores enteros de la economía rusa por el supuesto papel de Moscú en el conflicto ucraniano, al supuestamente “militarizar Crimea”. A tales restricciones, el país euroasiático ha respondido con el embargo de algunas de sus exportaciones agroalimentarias.

Los embargos impuestos a Rusia, según señala un informe reciente, ha generado un efecto contrario al deseado, fortaleciendo la industria militar de este país, cuyo Ejército ha sido más adaptable a largo plazo gracias a ellos, indica el reporte.

tqi/mla/tmv/hnb

Publicada: viernes, 3 de febrero de 2017 17:16
Commentarios