• Una visión general de la Asamblea Consultiva Islámica de Irán (Mayles) en Teherán, capital persa.
Publicada: domingo, 7 de enero de 2018 11:28
Actualizada: lunes, 8 de enero de 2018 10:57

La Asamblea Consultiva Islámica de Irán (Mayles) ha mantenido una reunión sobre los recientes disturbios en Irán y ha corroborado la implicación de los extranjeros, en concreto de Estados Unidos, en la organización de protestas en contra del sistema político de la Revolución Islámica de Irán.

En la sesión consultiva celebrada este domingo en Teherán, capital iraní, los diputados “han confirmado que agentes extranjeros, en particular estadounidenses, tuvieron un papel clave en el estallido de los disturbios con la intención ulterior de aprovechar la coyuntura a su favor”, según recogen los medios locales.

Sin embargo, han añadido las fuentes, no consiguieron materializar los complots urdidos en contra del país debido a la prudencia de las autoridades y la nación de Irán.

“Algunos servicios de espionaje tanto de la región como de Estados Unidos estuvieron detrás de los recientes sucesos acaecidos en Irán”, ha indicado Behruz Nemati, portavoz de la junta directiva de Mayles.

En la misma sesión, las autoridades han presentado informes relacionados con los disturbios y han insistido en la importancia de restablecer la seguridad y la tranquilidad en el país, además de urgir la necesidad de atender las reivindicaciones económicas del pueblo.

Algunos servicios de espionaje tanto de la región como de Estados Unidos estuvieron detrás de los recientes sucesos acaecidos en Irán”, ha indicado Behruz Nemati, portavoz de la junta directiva de la Asamblea Consultiva Islámica de Irán (Mayles).

 

Las autoridades policiales y las de Inteligencia de Irán han incluido en sus informes las causas que contribuyeron a las movilizaciones callejeras y la situación de los alborotadores detenidos por haber protagonizado actos vandálicos durante las protestas, que de hecho, habían iniciado por la situación económica, la alta inflación y el desempleo.

Hace unos días, se produjeron varias protestas pacíficas por los problemas económicos en varias ciudades iraníes, pero las manifestaciones se volvieron violentas cuando ciertos grupos de alborotadores, algunos de ellos armados, destrozaron propiedades públicas, como estaciones de policía y edificios gubernamentales.

EE.UU. y el régimen de Israel recibieron con beneplácito los disturbios en Irán, que según las autoridades persas, fueron dirigidos desde el extranjero.

ask/ctl/zss/msf

Commentarios