• El presidente de la República Islámica de Irán, Hasan Rohani, asiste a una conferencia de prensa en Roma, capital italiana, 27 de enero de 2016.
Publicada: miércoles, 27 de enero de 2016 15:47
Actualizada: miércoles, 27 de enero de 2016 20:42

El presidente iraní, Hasan Rohani, resalta la posibilidad de establecer relaciones “pacíficas y comprensivas” entre Teherán y Washington, pero considera que la “llave” para tal reapertura está en EE.UU.

“Sí es posible establecer relaciones pacíficas y distendidas entre Irán y EE. UU., y la llave está en Washington, no en Teherán. Si estuviera en Teherán, yo sin duda la utilizaría, pero desafortunadamente está en Washington y son ellos quienes tienen que hacer uso de esa llave”, ha explicado este miércoles Rohani.

Sí es posible establecer relaciones pacíficas y distendidas entre Irán y EE. UU., y la llave está en Washington, no en Teherán. Si estuviera en Teherán, yo sin duda la utilizaría, pero desafortunadamente está en Washington y son ellos quienes tienen que hacer uso de esa llave”, ha explicado este miércoles Rohani.

En declaraciones realizadas durante una conferencia de prensa en Roma, capital italiana, el mandatario persa ha enfatizado que EE. UU. debe dejar de lado su política de hostilidad y presiones contra el pueblo iraní.

El presidente Rohani comparece ante medios de comunicación internacionales en Roma, capital de Italia, 27 de enero de 2016.

 

“Con la menor excusa, se reúnen de inmediato en el Congreso e imponen nuevas sanciones contra Irán (…). Todavía no han comprendido que en el mundo de hoy, ya no funcionan las presiones y las sanciones; ese tiempo ha quedado atrás”, ha destacado.

A este respecto, se mostrado confiado en que los futuros Congresos del país norteamericano mediten mejor sobre el futuro de las relaciones Teherán-Washington para mejorar los lazos entre los dos países.

No obstante, el presidente Rohani ha aclarado la disposición de Teherán a recibir inversiones estadounidenses en el país persa: “Actualmente, en las condiciones actuales, si inversores o directivos económicos estadounidenses quieren invertir en Irán, no hay ningún inconveniente. Por nosotros no hay ningún problema”.

En este sentido, ha recalcado que “si esos inversores tienen problemas, esos problemas forman parte de las leyes internas estadounidenses y no tienen nada que ver con Irán, por lo que insisto en que la llave está en Washington y son ellos quienes tienen que solucionar el asunto. Por nuestra parte, el tema de las relaciones económicas con EE. UU. ya está solucionado”.

tas/mla/rba