• El primer ministro israelí, Benyamin Netanyahu, en un acto público en Gush Etzion, en la Cisjordania ocupada, 27 de septiembre de 2017.
Publicada: jueves, 12 de octubre de 2017 16:40
Actualizada: jueves, 12 de octubre de 2017 18:49

El régimen de Israel sigue el paso ‘valiente’ y ‘moral’ de EE.UU. e inicia los preparativos para retirar al régimen sionista de la Unesco.

El primer ministro israelí, Benyamin Netanyahu, ha calificado este jueves de “valiente” y “moral” la decisión de Washington de salir de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco, por sus siglas en inglés) y ha ordenado a sus diplomáticos que inicien las tareas correspondientes para sacar al régimen sionista de este organismo internacional.

“Se trata de una decisión valiente y moral, porque Unesco se ha convertido en un teatro de absurdo. En lugar de preservar la historia, la distorsiona”, ha indicado Netanyahu en un comunicado.

El ministro israelí para asuntos castrenses, Avigdor Lieberman, por su parte, ha elogiado la decisión de Washington y ha comentado que se trata de un “importante paso en la dirección correcta por parte de nuestro mayor aliado hacia un antisemítico y una organización políticamente parcial”.

Lieberman, asimismo, ha considerado que la actual Unesco, que se ha desviado de su trayectoria, convierte “mentiras en prácticas comunes”.

Un alto cargo israelí, citado en anonimato por el diario local Haaretz no obstante, ha destacado que el proceso no se iniciará de inmediato y que “las puertas seguirán estando abiertas” para la permanencia del régimen usurpador de Tel Aviv en la Unesco.

Ha explicado que Israel podría revisar esta decisión, si Estados Unidos cambia de idea dentro de los próximos 14 meses y se queda en esta organización internacional, al observar cambios de “comportamiento” de la Unesco bajo su nueva dirección.

Se trata de una decisión valiente y moral, porque Unesco se ha convertido en un teatro de absurdo. En lugar de preservar la historia, la distorsiona”, indica el primer ministro israelí, Benyamin Netanyahu.

 

No es la primera vez que el régimen de Tel Aviv arremete contra la Unesco. En octubre de 2016 llamó a consultas a su embajador ante este organismo, después de que se aprobara la segunda resolución antiisraelí que desvinculaba a los judíos de la Explanada de las Mezquitas en Al-Quds (Jerusalén).

La directora general de la organización, Irina Bokova, por su parte, lamenta la “politización” de la organización en los últimos años, mientras Rusia expresa su pesar por la salida de EE.UU. de la organización, a la que dejaba de financiar desde 2011.

La Cancillería rusa ha subrayado que esta medida de la Casa Blanca deja “en momentos difíciles” a la Unesco, “agravando su situación”.

Paralelamente, China y El Líbano han retirado sus respectivas candidaturas para dirigir la Unesco, tal y como relató una fuente de la organización a la agencia rusa de noticias Sputnik.

De momento, en las elecciones para elegir al sucesor de la búlgara Bokova, que se celebrarán esta semana, quedan tres candidatos; Moushira Jattab (Egipto), Hamad bin Abdolaziz Al Kawari (Catar) y Audrey Azoulay (Francia).

ask/ktg/tqi/tas

Commentarios