• El ministro israelí de asuntos militares, Avigdor Lieberman, durante la Conferencia de Seguridad de Múnich, 19 de febrero de 2017.
Publicada: martes, 3 de octubre de 2017 17:39
Actualizada: miércoles, 4 de octubre de 2017 6:32

El régimen de Israel admite que el presidente de Siria, Bashar al-Asad, es quien está ganando la guerra en el país árabe.

Al contrario de las afirmaciones de los funcionarios israelíes, quienes habían asegurado que Al-Asad perdería la guerra, el ministro israelí para asuntos militares, Avigdor Lieberman, ha admitido este martes su victoria, marcando así un punto de reflexión en las posturas anteriores del régimen de Tel Aviv.

“Veo una larga cola internacional que se alinea para cortejar a Al-Asad, incluyendo a naciones occidentales (…) De repente todo el mundo quiere acercarse a Al-Asad. Esto no tiene precedentes. Porque Al-Asad está ganando, todo el mundo se mantuvo firme”, ha dicho Lieberman en declaraciones a la agencia israelí Walla.

Mientras tanto ha pedido a su antiguo aliado, Estados Unidos, para que sea más activo tanto en Siria como en Oriente Medio ante los avances de Rusia, Irán, Turquía y el Movimiento de Resistencia Islámica de El Líbano (Hezbolá), algo que “no es una cuestión fácil de tratar”, ha agregado.  

Sin embargo, el funcionario israelí no ha explicado cuáles acciones busca por parte de la Administración de Donald Trump, a la cual presiona para impedir los avances de Damasco y sus aliados cerca de las fronteras de los territorios palestinos ocupados por el régimen de Tel Aviv.

“EE.UU. tiene bastantes desafíos propios pero como una tendencia, cuanto más EE.UU. esté activo, mejor será para Israel”, ha manifestado Lieberman.

Veo una larga cola internacional que se alinea para cortejar a Al-Asad, incluyendo a naciones occidentales (…) De repente todo el mundo quiere acercarse a Al-Asad. Esto no tiene precedentes. Porque Al-Asad está ganando, todo el mundo se mantuvo firme”, dice el ministro israelí para asuntos militares, Avigdor Lieberman.

 

Recientemente, varios países del mundo se han acercado a Siria admitiendo la victoria de Al-Asad en el conflicto sirio, iniciado en marzo de 2011 por varios grupos armados y terroristas orquestados desde el extranjero para derrocar al Gobierno legítimo del país.

Según un artículo publicado el pasado mes de septiembre por el diario británico The Independent, claramente el régimen de Tel Aviv —al igual que el expresidente estadounidense Barack Obama y el actual, Donald Trump, y otros miembros de las élites políticas occidentales—, nunca imaginó que Al-Asad pudiera ganar esta guerra.

ftn/ktg/msm/tas

Commentarios