• El ministro de guerra del régimen de Israel, Avigdor Lieberman, asiste a una reunión del gabinete del gobierno sionista, en Al-Quds (Jerusalén), 2 de junio de2016.
Publicada: lunes, 24 de octubre de 2016 11:11
Actualizada: lunes, 24 de octubre de 2016 12:25

Cualquier otra guerra contra la Franja de Gaza será la última, porque el régimen israelí ‎acabará con HAMAS.

"No tenemos ninguna intención de empezar una nueva confrontación, pero si ellos imponen una nueva guerra en Israel, esta será la última (…) Será la última confrontación porque los destruiremos totalmente", ha dicho este lunes al diario palestino Al-Quds el ministro de asuntos militares del régimen israelí, Avigdor Lieberman.

Según ha asegurado el funcionario, ha hecho la entrevista con ese diario en la sede en Al-Quds (Jerusalén) porque, según señala, quiere dirigirse "directamente" a los palestinos. Oportunidad que ha aprovechado para calificar a los gazatíes de "rehenes" del Movimiento de la Resistencia Islámica Palestina (HAMAS).

No tenemos ninguna intención de empezar una nueva confrontación, pero si ellos imponen una nueva guerra en Israel, ésta será la última (…) Será la última confrontación porque los destruiremos totalmente", ha dicho el ministro de guerra del régimen de Israel, Avigdor Lieberman.

Desde 2007, el régimen israelí mantiene un férreo bloqueo contra la Franja de Gaza, al punto de impedir a los ciudadanos de esa región ejercer sus derechos básicos, entre ellos, al trabajo, la salud, la educación y la libertad de circulación. El régimen de Israel libró entre 2008 y 2014 tres guerras contra HAMAS en la sitiada franja, y actualmente ambos mantienen una tensa tregua.

 

Por otra parte, el movimiento palestino tampoco cree que el régimen de Israel busque una nueva guerra en la región, aunque asegura al mismo tiempo que está totalmente preparado para un eventual enfrentamiento.

Como consecuencia de los 51 días de ataques militares a la Franja de Gaza entre el 8 de julio y el 26 de agosto de 2014, más de dos mil palestinos perdieron la vida y otros 11 000 resultaron heridos. Además más de 1000 niños palestinos sufrieron discapacidades, también se destruyeron unas 108 000 casas. 

Las medidas represivas del régimen de Tel Aviv han sido, además, reforzadas con la construcción de un muro subterráneo de hormigón equipado con tecnologías defensivas para intensificar el bloqueo de la Franja.

aaf/nii/msf

Commentarios