• El premier malayo, Mahathir Mohamad, ofrece un discurso en una conferencia económica, puerto de Vladivostok, Rusia, 5 de septiembre de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: lunes, 10 de febrero de 2020 22:38

El premier de Malasia, Mahathir Mohamad, pidió la dimisión del presidente estadounidense, Donald Trump, para “salvar EE.UU.”, porque él “no es gente agradable”.

Según informaciones del diario local The Star, el primer ministro de Malasia ha pedido este lunes la dimisión de Donald Trump para que Estados Unidos se salve y ha subrayado que sus críticas están dirigidas únicamente al mandatario republicano y no a los ciudadanos, ya que “los estadounidenses son gente agradable, pero el presidente Trump no”.

Mohamad ha enfatizado que el inquilino de la Casa Blanca debe abandonar el cargo debido a su plan de paz para Asia Occidental, llamado “acuerdo del siglo”, el cual para el titular asiático es “terriblemente injusto” y “absolutamente inaceptable”.

En otra parte de sus declaraciones, el premier malasio también ha asegurado que hablará con las autoridades chinas y les pedirá que apoyen la cuestión palestina ante las fuerzas israelíes, porque en su opinión las superpotencias “no musulmanas”, como China, Japón y Corea del Sur, tienen que expresar su preocupación por la opresión que sufre el pueblo palestino a manos del régimen de Israel, lo cual es un problema de Derechos Humanos.

Por su parte, la embajada de Estados Unidos ha expresado esta misma jornada su “decepción” por las declaraciones del premier malasio y ha subrayado que los comentarios de Mohamad no cumplen con el espíritu constructivo en el cual está basada la relación bilateral entre ambas naciones.

 

El plan de EE.UU., una artimaña de tres años de maquinación del yerno y asesor de Trump, Jared Kushner, señala a la ciudad de Al-Quds (Jerusalén) como la “capital indivisible” de Israel, reconoce la soberanía del régimen de Tel Aviv sobre el Valle del Jordán y en los asentamientos ilegales en Cisjordania, mientras que impide el retorno de los refugiados palestinos a los territorios ocupados y exige un Estado palestino desmilitarizado.

Desde un principio, todas las facciones palestinas acusaron a EE.UU. de complicidad con el régimen israelí para destruir la causa palestina y expresaron su rechazo al proyecto estadounidense que, según el presidente de Palestina, Mahmud Abás, es una “bofetada del siglo” y acabará “en el basurero de la historia”.

Sin embargo, el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, destacó que la propuesta “es el mejor acuerdo” que podrán lograr los palestinos, a los que le ha pedido que lo acepten.

La iniciativa estadounidense ha recibido el rechazo de la comunidad internacional, desde la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Amnistía Internacional (AI) hasta la Liga Árabe (LA) que han rechazado este plan recalcando que viola los derechos legítimos de los palestinos y el derecho internacional.

mrp/lv/ncl/hnb

Comentarios