• Un grupo de mujeres izadíes en un centro sanitario entre las ciudades de Kirkuk y Erbil, en el norte de Irak, después de ser liberadas tras más de cinco meses secuestradas por el grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe).
Publicada: viernes, 4 de septiembre de 2015 6:18

El grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe) llevó a 300 mujeres como esclavas sexuales a Mosul (norte de Irak) por una orden del líder de la banda, Ibrahim al-Samarrai.

Así informó el jueves el portavoz del Partido Democrático del Kurdistán, Said Mimousini, en una entrevista a la televisión Al-Sumaria, en la que detalló que las mujeres no son iraquíes.

Según Mimousini, dichas mujeres son de diferentes nacionalidades y razas, entre ellas árabe, y fueron trasladadas a Mosul para practicar la denominada Yihad al-Nikah (guerra santa del sexo) entre los miembros de Daesh, banda que en los recientes dos meses ha ejecutado a más de 30 féminas que se negaron a ser utilizadas para tales fines.

El vocero aseguró que Al-Samarrai, alias Abu Bakr al-Bagdadi, emitió esa orden con el fin de incitar a más hombres armados a participar en las batallas, tras una considerable disminución en el número de terroristas en comparación con el de las fuerzas iraquíes conjuntas.

De hecho, el mes pasado, el jefe terrorista envió una carta a sus secuaces en la que alegaba la posibilidad de repartir las esposas de personas ejecutadas entre los miembros del grupo.   

Mujeres del EIIL

 

Solo en agosto, EIIL ejecutó a al menos 19 mujeres iraquíes por haber rechazado la orden de Al-Bagdadi sobre la denominada Yihad al-Nikah.

A finales del 2014, el Ministerio iraquí de Derechos Humanos reveló que Daesh ejecutó a 150 mujeres en la provincia Al-Anbar (oeste), entre ellas embarazadas, que rechazaron casarse con elementos de esta banda. Luego las enterró en fosas comunes en la ciudad de Faluya.

Todos los musulmanes chiíes y suníes coinciden en la prohibición de la denominada Yihad al-Nikah. La Universidad de Al-Azhar de Egipto, una de las más influyentes instituciones teológicas suníes, ha tachado la orden takfirí de “despreciable” y “vergonzosa”.

El EIIL tiene secuestradas a unas 5000 mujeres y niñas iraquíes, en su mayoría kurdas izadíes, y las usa en sus transacciones o como esclavas sexuales, también sirven de escudos humanos.

nas/ncl/rba