• Fuerzas iraquíes durante operaciones para eliminar a posibles elementos terroristas escondidos en Ramadi, 10 de enero de 2016.
Publicada: domingo, 10 de enero de 2016 14:10

La llamada coalición anti-EIIL liderada por EE.UU. ha destruido el 80 % de Ramadi, la reciente liberada capital de la provincia de Al-Anbar, en el oeste de Irak, denuncian las fuerzas populares iraquíes.

Según ha denunciado este domingo Karim al-Nuri, portavoz de las fuerzas populares iraquíes, también conocidas como Al-Hashad Al-Shabi, las fuerzas lideradas por EE.UU. deliberadamente arrasaron Ramadi so pretexto de combatir a los terroristas de EIIL (Daesh, en árabe).

La coalición liderada por Estados Unidos ha destruido el 80 por ciento de Ramadi. El escenario de la destrucción de la ciudad kurdo siria de Kobani en el norte de Siria se está repitiendo aquí, en Ramadi”, ha dicho Karim al-Nuri, portavoz de las fuerzas populares iraquíes.

“La coalición liderada por Estados Unidos ha destruido el 80 por ciento de Ramadi. El escenario de la destrucción de la ciudad kurdo-siria de Kobani en el norte de Siria se está repitiendo aquí, en Ramadi”, ha dicho.

Karim al-Nuri, portavoz de las fuerzas populares iraquíes.

 

En muchas ocasiones, ha asegurado y lamentado al mismo tiempo Al-Nuri, los aviones de guerra de las fuerzas lideradas por Washington obliteran edificios completos para abatir a solamente un francotirador terrorista que se había escondido ahí.

El militar iraquí ha recordado que la situación actual de Ramadi, pese a su liberación, afectará a la población residente en dicha urbe y ha calificado la devastación de esta ciudad como una tragedia.

Las fuerzas iraquíes consiguieron retomar el control de Ramadi el 28 de diciembre tras semanas de intensos combates para liberar la estratégica ciudad que en mayo del 2015 cayó en manos de Daesh.

Fuerzas iraquíes conducen un tanque en el sur de la provincia de Al-Anbar, 25 de diciembre de 2015.

 

Durante las fases preparativas para comenzar las operaciones militares en dicha urbe también las fuerzas populares habían acusado a Estados Unidos de obstaculizar el comienzo de los ataques para recuperar Ramadi.

hgn/ktg/hnb

Commentarios