• Dinko Valev, un aficionado a las artes marciales de 29 años de edad, conocido como el cazador de los refugiados en Bulgaria.
Publicada: domingo, 3 de abril de 2016 9:48
Actualizada: lunes, 4 de abril de 2016 4:52

Además de su peligrosa travesía por el mar y los tratos violentos de guardias fronterizas en algunas ocasiones, los solicitantes de asilo que tratan de llegar a Europa afrontan otro peligro: los cazadores de refugiados.

Dinko Valev, un aficionado búlgaro a las artes marciales de 29 años de edad que reside en la ciudad de Yambol, a unos 60 kilómetros de la frontera, ha sido presentado en los medios de comunicación locales con el apodo de “cazador de inmigrantes”, después de que retuviera en marzo a un grupo de 16 refugiados sirios.

Hablando con los medios de comunicación, Valev ha relatado que tras avistar a un grupo de inmigrantes —entre ellos, tres mujeres y un niño— y repeler la agresión de algunos de ellos, los retuvo y mantuvo maniatados hasta la llegada de una patrulla policial.

Es un derecho civil defender y proteger mi patria de intrusos como estos sirios, iraquíes, paquistaníes y otra basura", argumentó Dinko Valev, quien ha sido presentado en los medios de comunicación locales con el apodo de “cazador de inmigrantes”

El cazador de inmigrantes defiende su derecho a proteger Bulgaria de la llegada de inmigrantes, a los que considera "basura". "Es un derecho civil defender y proteger mi patria de intrusos como estos sirios, iraquíes, paquistaníes y otra basura", argumentó.

La Policía búlgara interrogó a Valev la semana pasada pero no lo detuvo, a pesar de que el hombre había anunciado abiertamente su decisión de organizar patrullas civiles para detener a los migrantes que buscan asilo en su país o en el resto de Europa.

Un niño, junto a un fuego en un campamento provisional establecido por refugiados y migrantes varados por el bloqueo de la frontera de los Balcanes, cerca del pueblo de Idomeni, en la frontera griega con Macedonia, 3 de abril de 2016.

 

Los violentos actos de Valev han provocado críticas entre organizaciones pro derechos humanos búlgaras como el Comité Búlgaro de Helsinki, que ha denunciado a la Fiscalía por atacar y humillar injustificadamente a los refugiados.

Ese organismo humanitario ha advertido de que las medidas de Valev “incitan al odio y la hostilidad” entre los búlgaros hacia los refugiados, que en su mayoría huyen de la violencia y conflictos que azotan a sus propias patrias.

El viernes, la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) informó de que un total de 169.060 inmigrantes y refugiados llegaron a Europa por mar en los tres primeros meses del año en curso.

El informe indica que en la última semana de marzo, tras la entrada en vigor del acuerdo alcanzado entre la Unión Europea (UE) y Turquía para deportar a los refugiados que pisan el territorio comunitario, las llegadas de inmigrantes a Grecia han caído un 70 por ciento con respecto a la semana anterior.

El controvertido pacto provocó muchas denuncias entre ciertos países y organizaciones pro derechos humanos, entre ellos el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los refugiados (ACNUR) y Amnistía Internacional (AI).

Los refugiados que se encuentran actualmente en Europa, además de sufrir políticas migratorias hostiles de algunos Estados europeos, se enfrentan a un creciente odio racial promovido por grupos radicales. 

ftm/mla/msf

Commentarios