• El presidente de Cataluña, Carles Puigdemont (centro), en Barcelona, noreste de España, 13 de marzo de 2017.
Publicada: viernes, 19 de mayo de 2017 14:56

El Gobierno de España invita al presidente regional catalán a debatir la independencia de Cataluña en el Congreso de los Diputados.

Por medio de su vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, el Gobierno español ha invitado este viernes al presidente de Cataluña, Carles Puigdemont, a exponer y debatir su propuesta independentista ante las Cortes Generales.

"Invitamos al presidente de la Generalitat (el gobierno catalán) a debatir y dialogar democráticamente su propuesta por los cauces legalmente previstos en el Parlamento", ha afirmado Santamaría en la rueda de prensa posterior a la reunión semanal del Consejo de Ministros.

El Gobierno español, ha asegurado la vicepresidenta, tiene en consideración la exigencia del presidente catalán de negociar la convocatoria de un referéndum, pero no puede, según la Constitución, negociar tales cuestiones.

Invitamos al presidente de la Generalitat (el gobierno catalán) a debatir y dialogar democráticamente su propuesta por los cauces legalmente previstos en el Parlamento", ha declarado la vicepresidenta del Gobierno de España, Soraya Sáenz de Santamaría.

 

Madrid, ha declarado Sáenz de Santamaría, "no puede negociar un referéndum que la Constitución no permite, pero lo que sí permite nuestro ordenamiento es que, ante los legítimos representantes de todos los españoles en el Parlamento, se pueda debatir cualquier propuesta mediante los cauces legalmente previstos".

No obstante, la dignataria ha hecho énfasis en que la posición del Gobierno central sigue siendo muy clara: defiende la unidad de España, pero “si Puigdemont hace su propuesta y consigue que el referéndum de autodeterminación sea un mecanismo constitucional”, podría plantearse, ha asegurado.

El presidente del ejecutivo catalán aseguró en diciembre de 2016 que el referéndum sobre la independencia de Cataluña se celebraría en 2017 “de manera indefectible” (con o sin el aval de Madrid) y que bastaría con el 50 % de los votos más uno a favor para declarar la independencia de forma unilateral. 

Sin embargo, el Gobierno central se opone a dicho referéndum y trata de frenarlo. El Gobierno español y el regional catalán se debaten prácticamente en una guerra política después de que en octubre de 2016 el parlamento catalán aprobara la celebración de un referéndum secesionista, al margen de que lo aprobaran o no las autoridades centrales del Estado español.

hgn/mla/snr/nal

Commentarios