• Diego Torres, exsocio del cuñado del rey Felipe VI de España, Iñaki Urdangarin, acude a una audiencia en la Escuela Balear de Administración Pública (EBAP) en Palma de Mallorca, en las islas Baleares, 9 de febrero de 2016.
Publicada: martes, 23 de febrero de 2016 16:42

El exsocio del cuñado del rey Felipe VI en el Instituto Nóos, Diego Torres, ha declarado que la Casa Real, cuando era rey Juan Carlos I, tutelaba las actividades del instituto investigado por corrupción.

En la novena sesión del juicio que se sigue en Palma de Mallorca (islas Baleares, este de España), Torres ha asegurado este martes que la entidad sin ánimo de lucro gozaba de "dos niveles de supervisión": la Casa del Rey y el Ministerio de Hacienda.

"Con esos dos niveles, nunca he podido pensar que lo que se hacía no estuviera bien", se ha defendido Torres, quien también ha negado que "se usara a la infanta (Cristina) como escudo" fiscal.

Con esos dos niveles, nunca he podido pensar que lo que se hacía no estuviera bien", se ha defendido Diego Torres, uno de los principales acusados en el juicio del caso Nóos.

La infanta Cristina de Borbón, hermana de Felipe VI, a pesar de los intentos para evitarlo, permanece en el banquillo de los acusados imputada por ayudar a su marido, Iñaki Urdangarin, a defraudar al fisco, siendo esta la primera vez que se juzga por un delito a un miembro de la Casa Real española.

Las pesquisas sobre el caso Nóos —trama de tráfico de influencias, evasión fiscal y desvío de fondos públicos de los Gobiernos autonómicos de Baleares (este) y Valencia (este), y del Ayuntamiento de Madrid (capital)— arrancaron en julio de 2010 bajo secreto de sumario y se cerraron en mayo de 2015. 

La infanta española Cristina (izqda.) y su esposo, Iñaki Urdangarin, salen de la Audiencia Provincial de Baleares (este) tras asistir a la primera jornada del juicio por el caso Nóos, 11 de enero de 2016.

 

La supuesta entidad en teoría sin ánimo de lucro que dirigían Urdangarin y Torres trató de atraer y desviar cerca de 6,2 millones de euros de las administraciones públicas de Baleares y la Comunidad Valenciana, dos regiones controladas por el Partido Popular (PP).

Torres, en sus tres primeras horas de declaración, ha atribuido la gestión de las cuentas y empresas en el extranjero a quien fuera su asesor fiscal y secretario del Instituto Nóos, Miguel Tejeiro, que además es su cuñado. Ha asegurado que Tejeiro "se reunía" y "rendía cuentas" ante José Manuel Romero, el principal asesor jurídico del hoy rey emérito.

El principal acusado del juicio junto a Urdangarin, además, ha dicho que los contactos del secretario alcanzaban también la Agencia Tributaria: "Tejeiro se reunía cada mes de junio con un alto funcionario de Hacienda para que le revisara las declaraciones. Tenía confianza de que todo se estaba haciendo bien".

En otra parte de sus declaraciones ha explicado que Corinna zu-Sayn Wittgenstein, amiga íntima de Juan Carlos I, les recomendó en un correo electrónico crear una estructura financiera especial para poder cobrar en Londres (capital del Reino Unido) por la puesta en marcha de distintos proyectos internacionales y "para que en España no se enteren de dónde sale el dinero, con copia al rey y al jefe de la Casa del Rey". 



Torres envió numerosos correos electrónicos corroborando la relación con el emérito rey Juan Carlos I durante la fase de instrucción del juicio y en ocasiones ha insistido en que la Familia Real estaba al tanto de las fraudulentas transacciones que se realizaban.

snr/anz/rba