Publicada: lunes, 20 de febrero de 2017 6:06
Actualizada: lunes, 20 de febrero de 2017 11:32

El alcalde de Londres insiste en que no deben dejar a Donald Trump visitar el Reino ‎Unido por sus políticas ‘vergonzosas’ y ‘crueles’.‎

El alcalde musulmán de la capital británica, Sadiq Jan, se refirió en concreto a la orden ejecutiva firmada en enero por el presidente Trump, en la que prohibía la entrada a Estados Unidos de ciudadanos de siete países musulmanes: Siria, Libia, Yemen, Somalia, Irak, Sudán e Irán. El decreto, no obstante, fue revertido poco después por el Departamento de Estado de Estados Unidos.

“Creo que el veto a ciudadanos de siete países, de mayoría musulmana, es cruel y vergonzoso, también el poner fin al programa de refugiados. En estas circunstancias no debemos extender una alfombra roja (para Trump)”, indicó Sadiq Jan en una entrevista concedida el domingo a la cadena británica ITV.

Creo que el veto a ciudadanos de siete países, de mayoría musulmana, es cruel y vergonzoso, también el poner fin al programa de refugiados. En estas circunstancias no debemos extender una alfombra roja (para Trump)”, indicó el alcalde de Londres, Sadiq Jan.

Pese a lo dicho, el alcalde británico expresó su amistad con los Estados Unidos y los estadounidenses, destacando la “especial relación” existente entre Londres y Washington. Añadió que los socios se apoyan mutuamente en las adversidades, pero, enfatizó Jan, “cuando se equivocan, hay que desafiarlos”.

 

Las declaraciones del alcalde de Londres tienen lugar en una particular coyuntura, pues los parlamentarios británicos se van a reunir este lunes para abordar la polémica visita a su país del presidente republicano de Estados Unidos, Donald Trump.

El 14 de febrero, el Gobierno británico rechazó la solicitud para impedir la visita oficial de Trump al país, firmada por más de 1,8 millones de personas.

La primera ministra británica, Theresa May, en su viaje a EE.UU. el 27 de enero, invitó a Trump al Reino Unido a finales del año en curso. La Casa Blanca aceptó la invitación. El Gobierno británico justifica tal medida, aduciendo que refleja la importancia de las relaciones Londres-Washington.

ask/nii/