• El premier libanés, Saad Hariri, durante su discurso de renuncia difundido por la cadena estatal saudí Al Arabiya, 4 de noviembre de 2017.
Publicada: sábado, 4 de noviembre de 2017 18:24
Actualizada: sábado, 4 de noviembre de 2017 19:19

Un medio estatal saudí informa de un supuesto plan para asesinar al que hasta hoy ‎era premier libanés, Saad Hariri, pero Beirut lo desmiente.‎

La cadena saudí Al Arabiya ha informado este sábado de un supuesto complot —desmentido por agencias de seguridad libanesas— para asesinar al primer ministro de El Líbano, Saad Hariri, en Beirut, capital libanesa, antes de que partiera hacia Arabia Saudí para “reunirse” con las autoridades de ese país.

Ese supuesto conato de atentado habría tenido lugar justo cuando el premier se dirigía hacia su avión para salir de Beirut. Fuentes de seguridad libanesas que Al Arabiya afirma haber citado indican que se habían desactivado las torres de control de tráfico aéreo del aeropuerto, haciendo posible un choque entre el vehículo que transportaba a Hariri y los aviones del aeródromo.

“Los que planearon asesinar a Hariri trataron de inutilizar las torres de control de tráfico del aeropuerto cuando el convoy” iba hacia su avión, dicen las fuentes de seguridad que Al Arabiya asegura haber consultado.

Contrariamente, las Fuerzas de Seguridad Interna de El Líbano (ISF, por sus siglas en inglés) desmienten la información difundida por Al Arabiya, descartan la existencia de planes o complots para matar a Hariri y tildan de mentira el supuesto incidente en el aeropuerto.

Los que planearon asesinar a Hariri trataron de inutilizar las torres de control de tráfico del aeropuerto cuando el convoy” iba hacia su avión, dicen las fuentes de seguridad que Al Arabiya asegura haber consultado.

 

Hariri, quien ha renunciado a su cargo desde Arabia Saudí, se encontraba, según informes, bajo fuertes presiones por parte de las autoridades saudíes para distanciarse del presidente libanés, Michel Aoun, y adoptar una postura hostil hacia Irán y el Movimiento de Resistencia Islámica de El Líbano (Hezbolá), algo que hizo durante su discurso de renuncia.

En los últimos años, con el fracaso de Arabia Saudí y sus aliados en su aventura militar en Yemen y las consecutivas derrotas de los grupos que apoyan en Siria, Riad ha empezado a ejercer presión contra varios actores regionales para tratar de limitar la influencia del llamado eje de la resistencia en el Oriente Medio.

hgn/mkh/nii/

Comentarios