• El jefe de Gabinete de la Casa Blanca, John Kelly.
Publicada: jueves, 18 de enero de 2018 7:41
Actualizada: jueves, 18 de enero de 2018 11:02

El jefe de Gabinete de la Casa Blanca, John Kelly, aduciendo que algunas promesas de campaña de Trump fueron ‘desinformadas’, afirma que México no pagará la construcción del muro en la frontera con Estados Unidos, al menos ‘directamente’, porque no hay manera de obligarlo.

Kelly admitió el miércoles ante los miembros del Grupo Legislativo Hispano (CHC, por sus siglas en inglés) de la Cámara de Representantes de EE.UU. que no hay manera de que México pague por levantar un muro en su frontera norte, según el diario The Washington Post.

El funcionario, sin embargo, matizó que Trump no pierde la esperanza de obligar a su par mexicano, Enrique Peña Nieto, a pagar el coste de la barrera fronteriza, aunque sea de forma indirecta.

“De una manera u otra, es posible que podamos obtener ingresos de México, aunque no directamente de su Gobierno”, sostuvo Kelly, quien estimó también el coste de la obra en unos 20.000 millones de dólares.

Reconoció, asimismo, que durante la campaña presidencial de Trump se hicieron promesas “desinformadas”, entre ellas, aludía al muro prometido por el entonces candidato republicano a la jefatura de Estado, Donald Trump, en las pasadas elecciones del 2016. “Una cosa es hacer campaña y otra es gobernar”, precisó.

De una manera u otra, es posible que podamos obtener ingresos de México (para la construcción del muro fronterizo con EE.UU.), aunque no directamente de su Gobierno”, apostilló el jefe de Gabinete de la Casa Blanca, John Kelly.

Las declaraciones de Kelly contrastan con los más recientes comentarios en Twitter de Trump, quien ha reiterado que el dinero para la construcción del muro saldrá de las arcas mexicanas, sugiriendo que EE.UU. usaría el Tratado Libre Comercio de América del Norte (TLCAN, o NAFTA por sus siglas en inglés) para doblegar a México a comprometerse en dicha empresa.

En otra parte de la reunión con los legisladores, Kelly expresó su optimismo de que el Congreso llegue a un acuerdo para proteger a los “dreamers” (soñadores), pues, añadió que Trump apoya la promulgación de protecciones legales permanentes para quienes pueden beneficiarse del plan Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés).

El inquilino de la Casa Blanca anunció en septiembre del año pasado su decisión de suprimir DACA —programa propuesta por su antecesor Barack Obama en 2012, que protegía de ser deportados a miles de indocumentados que llegaron a EE.UU. siendo niños—, aplazando su puesta en marcha en seis meses —hasta el próximo marzo— para que el Congreso estadounidense se pronunciara al respecto.

krd/ncl/mkh