• El presidente de EE.UU., Donald Trump, llega al Aeropuerto Internacional de Palm Beach, en Florida, 22 de diciembre de 2017.
Publicada: miércoles, 3 de enero de 2018 14:13
Actualizada: miércoles, 3 de enero de 2018 18:54

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, ha anunciado este miércoles a través de Twitter que su Administración proporcionará apoyo a las protestas que están teniendo lugar en Irán.

“Gran respeto por el pueblo de Irán, que trata de derrocar a su Gobierno corrupto. ¡Contarán con un gran apoyo de Estados Unidos en el momento apropiado!”, ha escrito Trump en su cuenta personal en la red social.

El mandatario estadounidense no ha dado, sin embargo, más detalles de cómo quiere materializar esta promesa de apoyo a quienes organizan disturbios y caos en los últimos días en diferentes plazas iraníes.

Trump ha formulado esta declaración de principios horas después de que la embajadora de su país ante la Organización de Naciones Unidas (ONU), Nikki Haley, informara a la prensa del deseo de Washington de organizar una sesión de emergencia para discutir las manifestaciones de Irán en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (CSNU), órgano que de momento descarta tal convocatoria.

Gran respeto por el pueblo de Irán, que trata de derrocar a su Gobierno corrupto. ¡Contarán con un gran apoyo de Estados Unidos en el momento apropiado!”, ha tuiteado el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump.

A las recientes protestas ciudadanas en varias ciudades del país por el desempleo y la carestía de la vida se han unido varios grupos vinculados a agentes extranjeros que intentan reconducir el descontento social para atacar al Gobierno y el sistema político iraní de modo general.

Estos alborotadores han hecho que algunas protestas de carácter pacífico degeneraran en actos vandálicos, todo ello gracias a las incitaciones en ese sentido de Estados Unidos, el régimen de Israel y sus aliados en la región, cuyo único fin es perjudicar al sistema de la República Islámica y a la Revolución Islámica.

Desde la aparición de disturbios, la Casa Blanca y su inquilino, Trump, no han escatimado esfuerzos para mostrar su apoyo a las marchas, dejando en evidencia sus ansias de interferir en cuestiones que no les atañen en absoluto.

Queda por ver cómo pretende EE.UU. materializar sus planes intervencionistas en Irán; y más, cuando ha quedado patente la pérdida de influencia de Washington en Oriente Medio, conforme indican analistas y observadores

krd/mla/alg/mkh