• El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en el estado de Florida (sureste de EE.UU.), 3 de marzo de 2017.
Publicada: viernes, 10 de marzo de 2017 11:21

Una encuesta revela que casi dos tercios de los votantes en EE.UU. creen que los niveles de odio se han disparado en EE.UU. tras la llegada al poder de Donald Trump.

Un 63 por ciento de los votantes estadounidenses cree que el odio y los prejuicios han aumentado considerablemente desde la elección de Trump en noviembre de 2016, mientras que el 32 por ciento cree que estos niveles no han cambiado, según indica la encuesta publicada por la Universidad Quinnipiac en Connecticut (noreste de EE.UU.).

De acuerdo con el sondeo de opinión, sólo el 2 por ciento cree que han disminuido mientras que el 3 por ciento no ha opinado al respeto.

La encuesta precisa que el 77 por ciento de los encuestados sentía que los prejuicios sobre los grupos minoritarios en Estados Unidos eran un problema "muy serio" o "algo grave". Además, el 70 por ciento de los votantes dijo que el antisemitismo era un problema "muy serio" o "algo grave", frente al 49 por ciento.

Los niveles percibidos de antisemitismo han aumentado significativamente en los últimos meses en EE.UU. de tal modo que han obligado a las autoridades federales investigar una oleada de amenazas contra organizaciones judías.

La semana pasada, una nueva ola de amenazas de bomba contra centros comunitarios judíos en Estados Unidos y Canadá provocó cierres y evacuaciones en diferentes puntos del país.

Grupos de derechos civiles han denunciado también una serie de crímenes de odio dirigidos a musulmanes desde la elección de Trump el 8 de noviembre.

 

El Centro Legal para la Pobreza del Sur (SPLC, por sus siglas en inglés), una organización de derechos civiles que rastrea los crímenes de odio, dijo en noviembre que había documentado 867 incidentes de odio en los 10 días posteriores a la elección de Trump.

De acuerdo a los críticos, la elección de Trump ha envalentonado a grupos de extrema derecha y supremacistas blancos y ha elevado los niveles de xenofobia en todo el país.

Pese a declararse la persona “menos antisemita” de EE UU y haberse convertido su hija al judaísmo, Trump se ha visto envuelto en polémicas con la comunidad judía. Contrató como presidente de campaña y luego le elevó al cargo de estratega jefe en la Casa Blanca a Steve Bannon, exresponsable de Breitbart News.

La publicación, que es una referencia para la derecha radical, ha utilizado estereotipos antisemitas. Una exesposa de Bannon declaró en 2007 ante un juez que él no quería que sus hijas atendieran una escuela donde había niños judíos.

mep/ktg/hgn/mrk

Commentarios