• Pekín podría acelerar la ejecución de su plan petrolero y debilitar el dólar por las tensiones con EE.UU.
Publicada: martes, 26 de septiembre de 2017 19:13
Actualizada: martes, 26 de septiembre de 2017 21:52

El viejo sistema económico basado en el comercio de petróleo en dólares está en declive; Asia, China y otros actores globales defienden sus propios intereses.

El periodista Brian Maher escribe en un artículo para The Daily Reckoning que actualmente “el dólar y el dron” siguen siendo los instrumentos del poder imperial de EE.UU. 

El comercio global de petróleo se fijó en dólares en 1974, cuando Arabia Saudí acordó ‘entronizarlo’ como divisa de referencia del mercado petrolero. No obstante, actualmente el papel que desempeña el dólar en el mercado de divisas se ha visto reducido. 

La causa principal para explicar esta decadencia es que China firmó sus futuros contratos de compra de petróleo en yuanes, con la opción de convertirlos en oro. 

Actualmente, este país asiático es el mayor importador de petróleo del mundo y está preparándose para crear un nuevo modelo de mercado petrolero. Dicho modelo evitará por completo el uso de dólares, destaca el autor.

La elección de los yuanes permitirá a China comprar petróleo a Rusia e Irán utilizando su propia moneda. Dado que el dólar todavía mantiene el liderazgo mundial en el mercado de divisas, Pekín propone cambiar los yuanes por oro en sus acuerdos —reforzando el valor y credibilidad de su moneda— teniendo como referencia el tipo de cambio de la bolsa de Shanghái. 

Varios analistas consideran que esta decisión puede suponer un duro golpe a la influencia global del dólar estadounidense. La adquisición de petróleo en yuanes por parte de China amenaza con debilitar el tipo de cambio de la moneda estadounidense con relación a las divisas de otros países.

 

En caso de que las transacciones de petróleo lleguen a realizarse en yuanes por parte de grandes importadores y exportadores del mundo, el dólar puede perder transacciones por un valor de 800.000 millones de dólares al año. 

Esta situación no favorecerá al dólar, ni tampoco a los valores estadounidenses a largo plazo, opina Carl Weinberg, economista de una empresa consultora. 

Esta pérdida de liderazgo podría deberse a la inclusión del yuan en la cesta de monedas de la reserva del Fondo Monetario Internacional (FMI) y la creación del Banco Asiático de Inversión en Infraestructura y la del banco de la Organización de Cooperación de Shanghái (OCS).

Según el economista Jim Rickards, en 2000 el 70 % de las reservas mundiales eran en dólares. “Actualmente, al dólar se le atribuye el 62% de las reservas mundiales. En caso de que la tendencia persista en el futuro, este índice llegará al 50 %”, indica.

De acuerdo con el inversor internacional Marin Katusa, próximamente el mundo será testigo del surgimiento de una nueva 'fiebre del oro', ya que los mercados en vías de desarrollo necesitarán oro para apoyar el cambio de sus monedas. 

Por lo tanto, las recientes tensiones con EE.UU. pueden empujar a Pekín a acelerar la ejecución de su plan petrolero.

snr/ktg/msm/rba

Commentarios