• Embajada de Irán en Atenas, capital de Grecia.
Publicada: miércoles, 15 de enero de 2020 0:29

Irán avisa a Grecia que el uso de sus bases militares por EE.UU. para misiones contra el país persa se considerará un “acto hostil” al que responderá con decisión.

La advertencia proviene del Ministerio de Asuntos Exteriores de Irán en reacción a un informe publicado el 6 de enero en la página web griega ekathimerini.com, en el cual se adelantó que “Grecia tendría alguna participación” en caso de una operación estadounidense contra el país persa.

La República Islámica de Irán ha dejado muy claro que, en caso de una guerra de Estados Unidos contra el país (persa), la concesión de bases [militares] por parte de cualquier país al invasor estadounidense se considerará un acto hostil e Irán se reserva el derecho a responder de manera clara y decisiva”, señala una carta que la Cancillería iraní, a través de su embajada en Atenas, envió a la agencia Kathimerini.

La misiva, publicada el 10 de enero en la columna Cartas de los lectores del medio griego, pone de relieve que, teniendo en cuenta las relaciones amistosas, tradicionales e históricas entre los dos países y la ausencia de diferencias o tensiones entre ambos en los últimos siglos, Irán descarta que dicha publicación pueda reflejar la postura oficial del Gobierno griego.

 

Entre tanto, el ministro de Asuntos Exteriores griego, Nikos Dendias, admitió el sábado en una entrevista televisiva que Irán había presentado una protesta ante el Ejecutivo heleno por los comentarios que hizo la semana pasada desde Washington el primer ministro, Kyriakos Mitsotakis, sobre el asesinato del general iraní en un ataque selectivo de EE.UU.

El premier griego, al ser preguntado sobre la crispación reciente entre Teherán y Washington, respondió que Grecia como aliado de Estados Unidos seguirá a su lado “en tiempos difíciles”.

La madrugada del viernes 3 de enero el general Qasem Soleimani, comandante de la Fuerza Quds del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán, y el subcomandante de las Unidades de Movilización Popular de Irak (Al-Hashad Al-Shabi, en árabe), Abu Mahdi al-Muhandis, y varios de sus compañeros cayeron mártires en un ataque aéreo lanzado por EE.UU. contra los vehículos en los que viajaban cerca del Aeropuerto Internacional de Bagdad (capital iraquí).

Irán, que había jurado vengar el asesinato de Soleimani, héroe de la lucha antiterrorista, el miércoles 8 lanzó fuertes ataques con misiles a la base aérea Ain Al-Asad, ubicada en la provincia occidental iraquí de Al-Anbar y ocupada por las tropas norteamericanas desde la invasión de Irak en 2003, y otra base en Erbil, capital de la región del Kurdistán iraquí, también en poder de los norteamericanos.

Tras ese ataque, dirigiéndose a los Gobiernos aliados de EE.UU. que hayan puesto sus bases al servicio del “ejército terrorista” de EE.UU. o a cualquier otro país que permita el uso de su territorio para perpetrar medidas hostiles y agresivas contra Irán, el Gobierno iraní advierte de que serán blanco de sus ofensivas.

mrp/ncl/hnb