• El sistema antimisiles THAAD, de fabricación estadounidense, adquirido por Corea del Sur.
Publicada: lunes, 16 de octubre de 2017 6:37

Corea del Norte acusa a EE.UU. de provocar tensiones en la península coreana en busca de ganancias, vendiendo armas a sus aliados más próximos.

“[EE.UU.] está trabajando arduamente para engordar sus monopolios de municiones y crear un desbalance de fuerzas y una confrontación militar en ciertas regiones a través de la venta de armas”, ha afirmado este lunes el periódico Rodong Sinmun.

El rotativo perteneciente al gobernante Partido de los Trabajadores de Corea ha reconocido que el comercio de armas es una práctica internacional común, pero subraya que Washington está “abusando” de esa actividad.

Con la venta de armas, EE.UU. no busca solamente fines comerciales, prosigue el rotativo, para después explicar que tales medidas de la Casa Blanca tienen como propósito “alcanzar la dominación mundial”.

[EE.UU.] está trabajando arduamente para engordar sus monopolios de municiones y crear un desbalance de fuerzas y una confrontación militar en ciertas regiones a través de la venta de armas”, señala el periódico Rodong Sinmun.

 

A continuación, el periódico ha llamado al presidente del país norteamericano, Donald Trump, un “comerciante de guerra y estrangulador de la paz”, que intenta sacar dinero a sus “marionetas”, refiriéndose así a Corea del Sur y Japón.

“La intención [de Trump] es crear una situación altamente volátil en la península y escarbar dinero vendiendo armas y equipos fabricados en EE.UU. a sus fuerzas vasallas”, añade el artículo de Rodong Sinmun.

Este comentario se trata del más reciente intercambio de palabras en la guerra verbal entre EE.UU. y Corea del Norte, mientras existen preocupaciones más reales de una confrontación militar entre las partes, o peor una guerra nuclear.

Hace años, Pyongyang está intentando promover su programa nuclear con el fin de poder hacer frente a las amenazas que siente desde EE.UU., que no deja de provocar a Corea del Norte sea mediante palabras o ejercicios militares conjuntos con Seúl y Tokio.

La continuación de estas maniobras por parte de EE.UU. y pruebas de misiles y nucleares por parte de Corea del Norte ha elevado las tensiones en la península, y más aún luego de que la Casa Blanca anunciara que ya tiene preparada sus “opciones militares” contra Pyongyang, no obstante Pyongyang amenaza a Washington con lanzar “una avalancha de ataques nucleares”, si el país norteamericano continúa sus actos provocativos.

zss/ktg/tas

Commentarios