• El líder norcoreano, Kim Jong-un, durante un acto oficial con las tropas del Ejército. 11 de noviembre de 2016
Publicada: miércoles, 23 de noviembre de 2016 0:07

Corea del Norte emitió una misiva en la que pide a Estados Unidos que ponga fin a sus amenazas nucleares.

La publicación, de 9 páginas, fue emitida el lunes por la Cancillería norcoreana y denuncia las hostilidades de EE.UU. contra su país en los últimos cinco años, informa The Sun, citando a la Agencia oficial Central de Noticias de Corea del Norte (KCNA, en inglés).

“En los cinco años transcurridos desde el fallecimiento del exlíder norcoreano Kim Jong-il, Pyongyang comenzó una confrontación plena con Washington a fin de sobrellevar las crecientes hostilidades y amenazas nucleares estadounidenses”, indica la carta.

En los cinco años transcurridos desde el fallecimiento del exlíder norcoreano Kim Jong-il, Pyongyang comenzó una confrontación plena con Washington a fin de sobrellevar las crecientes hostilidades y amenazas nucleares estadounidenses”, indica la carta emitida por la Cancillería norcoreana.

En Washington, la nota es considerada por muchos como un mensaje directo al presidente electo del país norteamericano, Donald Trump, que ganó las presidenciales el pasado 8 de noviembre.

Acusa también a la Administración Obama de injuriar y calumniar a Corea del Norte y de aplicar una "agresiva y atroz política de asfixia estratégica" contra el país asiático.

"La anacrónica política hostil y amenaza nuclear que Estados Unidos ha impuesto con una temeridad sin precedentes contra la RPDC (acrónimo del nombre oficial de Corea del Norte, la República Popular Democrática de Corea) solo han provocado equitativas y justas contramedidas de autodefensa", incluidas las pruebas nucleares, dice el memorándum, culpando a Washington de la reacción defensivo-militar de Corea del Norte.

No obstante, según la misiva, la Administración del presidente saliente de EE.UU., Barack Obama, abandonó finalmente sus “planes” para derrocar al líder norcoreano Kim Jong-un.

 

Pese a las continuas tensiones entre Corea del Norte y EE.UU., el pasado 18 de noviembre Pyongyang expresó su disposición a restablecer sus relaciones con Washington si dicho país retiraba las fuerzas que mantiene desplegadas en el territorio surcoreano.

Trump, durante la campaña electoral, advirtió de que podría retirar las tropas estadounidenses de Corea del Sur, si Seúl no pagaba todos los costos de la estancia de los soldados de EE.UU. en el país asiático.

Asimismo, durante una entrevista con Reuters el pasado mayo, Trump afirmó estar dispuesto a hablar con Kim Jong-un en un intento por detener el programa nuclear de Pyongyang, al mismo tiempo que pidió a China “que controlara aun más a su aliado”.

mep/lvs/nii/

Commentarios