• Una Misión de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en Colombia.
Publicada: martes, 10 de octubre de 2017 6:35
Actualizada: miércoles, 11 de octubre de 2017 2:42

La ONU denuncia el ataque de la Policía colombiana a su misión humanitaria e insiste en que sus funcionarios tenían autorización para moverse por Tumaco.

A través de un comunicado difundido el lunes, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) condenó “enérgicamente” el ataque policial del domingo a una de sus misiones, que, de hecho, trataba de llegar en la aldea de Tandil, en el municipio colombiano de Tumaco, en el Departamento de Nariño (suroeste), para investigar la muerte de varias personas.

“La Misión de Verificación de la ONU, la Oficina de la ONU para los Derechos Humanos y la Misión de Apoyo al Proceso de Paz en Colombia de la Organización de los Estados Americanos (MAPP-OEA) manifiestan su enérgico rechazo a la agresión de que fueron víctimas todas las organizaciones e instituciones presentes”, dice la nota.  

El 5 de octubre, miembros de la Policía Antinarcóticos atacaron a los campesinos en Tumaco, se registraron al menos seis muertos y 20 heridos: los campesinos se resisten a la erradicación forzada de los cultivos de uso ilícito.

La Misión de Verificación de la ONU, la Oficina de la ONU para los Derechos Humanos y la Misión de Apoyo al Proceso de Paz en Colombia de la Organización de los Estados Americanos (MAPP-OEA) manifiestan su enérgico rechazo a la agresión de que fueron víctimas todas las organizaciones e instituciones presentes”, se lee en el comunicado de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Del mismo modo, el comunicado subraya que dicha misión iba a investigar la muerte de una séptima persona en los ataques del pasado jueves, y para ello contaba con la autorización de las autoridades militares de Tumaco.

“La misión humanitaria desde Tumaco realizó todas las comunicaciones pertinentes para dirigirse al lugar. Luego de contar con las autorizaciones, se trasladó a la zona de los hechos ocurridos”, precisa el texto.

La guerrilla Ejército de Liberación Nacional (ELN), a su vez, denuncia que la masacre de Tumaco atenta contra el cese del fuego acordado con el Gobierno de Colombia y es contraria al propósito de paz en el país. Además, denunció que “esta tragedia continúa demostrando cómo las armas del Estado siguen estando al servicio de las políticas del Estado y las clases dominantes”. 

fmk/nii/