• Estudiantes chilenos marchan en protesta por la lentitud en el progreso de la reforma de la educación, Santiago, 23 de junio 2016.
Publicada: viernes, 24 de junio de 2016 1:16
Actualizada: viernes, 24 de junio de 2016 2:20

Nuevamente los estudiantes chilenos salieron a las calles para exigir una educación gratuita y de calidad, pero fueron severamente reprimidos por la policía.

Decenas de miles de estudiantes salieron nuevamente este jueves a las calles de Santiago, la capital, y otras ciudades de Chile en demanda de una reforma educativa “transformadora”, en lugar del proyecto de ley propuesto por la presidenta, Michelle Bachelet, para garantizar la educación superior.

La manifestantes, convocados por la Coordinadora Nacional de Estudiantes Secundarios, exigen una educación de calidad y gratuita, y que se les permita intervenir en la definición de las leyes que los regirán en el futuro. Para los estudiantes, la reforma propuesta por el Gobierno y que se pretende enviar al Congreso no cumple con lo prometido por la mandataria, ya que mantiene una lógica de mercado y deja la puerta entreabierta al lucro en la educación universitaria.

Vamos a seguir manifestándonos hasta que la reforma sea efectivamente transformadora”, afirmó a medios locales la presidenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (Fech), Camila Rojas.

“Vamos a seguir manifestándonos hasta que la reforma sea efectivamente transformadora”, afirmó a medios locales la presidenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (Fech), Camila Rojas.

En la movilización de este jueves y ante la aparición de encapuchados en sus filas, los manifestantes fueron severamente reprimidos por la policía con gases lacrimógenos y chorros de agua, porque además, según las autoridades, no respetaron el recorrido autorizado para desplazarse. Se sabe que seis personas fueron detenidas, pero de momento la policía no ha dado más información.

Bachelet prometió en su campaña la gratuidad para el 100 % de los universitarios en 2020 y un 70 % de cobertura hacia el final de su mandato en 2018, pero un menor desempeño de la economía local llevó a su Gobierno a rebajar la meta inicial y ubicarla en el 60 % de los estudiantes más vulnerables.

La reforma estudiantil busca reemplazar un sistema educacional heredado de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), considerado uno de los más segregados del mundo. El país austral ha atestiguado en los últimos años varias protestas estudiantiles en demanda de mejoras y reformas en el sistema universitario, así como una educación gratuita.

lvs/mla/hnb