• El ministro de Defensa de Catar, Jaled bin Mohamad al-Atiya, ofrece una rueda de prensa.
Publicada: miércoles, 19 de julio de 2017 1:52
Actualizada: miércoles, 19 de julio de 2017 2:33

Catar recalca que el tema de la base militar turca en su suelo solo interesa a Doha y Ankara y nadie tiene derecho a interferir.

"No pueden venir y pedirnos cerrar la base que ha sido reconocida por todo el mundo desde hace mucho tiempo. Esto es un asunto entre los dos países, dos Estados soberanos”, indicó el martes el ministro de Defensa de Catar, Jaled bin Mohamad al-Atiya, en una entrevista concedida el martes a la agencia turca de noticias TRT World.

Además, lamentó que Arabia Saudí, Baréin, los Emiratos Árabes Unidos (EAU) y Egipto hayan elegido “atacar, asediar y boicotear” a su país y puesto una lista de 13 demandas como condición previa para normalizar los lazos y uno de estas sea el cierre de la base turca. No obstante, Doha ha rechazado todas las exigencias.

Al-Atiya se pronunció la misma jornada en que el sexto lote de tropas turcas llegó a Catar en el marco de un acuerdo de cooperación entre ambos países sobre “ la lucha contra el terrorismo y el extremismo”. El primer grupo había llegado a inicios de junio pasado.

No pueden venir y pedirnos cerrar la base que ha sido reconocida por todo el mundo desde hace mucho tiempo. Esto es un asunto entre los dos países, dos Estados soberanos”, indicó el ministro de Defensa de Catar, Jaled bin Mohamad al-Atiya.

 

Refiriendo a la considerable cifra de compras de armas que ha hecho Riad y Abu Dabi, en particular a Estados Unidos, así como el contrato por 12 mil millones de dólares entre Doha y Washington, la presentadora de TRT preguntó a Al-Atiya que si considera todo esto como parte de una “carrera armamentista regional”. En respuesta, el ministro catarí lo negó recordando que el pacto de su país con EE.UU. había sido firmado antes de que estallara esa disputa. “Tenemos un enemigo común, ahora tenemos terrorismo en todas partes”, así justificó su pedido de armas.

De esa manera, denunció una vez más las sanciones de los cuatro países contra Catar bajo acusaciones de apoyar a grupos terroristas. Es doloroso, lamentó, cuando escuchas que tus llamados “hermanos” trabajan para sabotear tu reputación, dijo el ministro catarí.

A juicio de Al-Atiya, Catar se enfrenta a la misma situación que soportó Nicaragua en los años 80, cuando fue obligada a demandar en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya a Estados Unidos.

bhr/ncl/hnb

Commentarios