• El presidente brasileño, Michel Temer, en una conferencia de prensa en Brasilia (capital), 18 de mayo de 2017.
Publicada: sábado, 20 de mayo de 2017 2:07

La Fiscalía general de Brasil acusa al presidente Michel Temer de intentar bloquear la investigación relacionada con la Operación Lava Jato.

En un pedido de investigación cursado a la Corte Suprema de Brasil revelado el viernes, la Fiscalía general del gigante suramericano indica que Temer habría actuado en coordinación con Aecio Neves, candidato presidencial en 2014 que el jueves fue suspendido tanto de su mandato en el Senado como de la dirección del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB).

“Se verifica que Aecio Neves, en articulación, entre otros, con el presidente Michel Temer, buscaron impedir que avancen las investigaciones de Lava Jato (que indaga el pago de sobornos en Petrobras), sea por medio de medidas legislativas o por medio del control de nombramientos de los comisarios de la policía que conducirían las investigaciones”, se lee en el texto de la Fiscalía brasileña.

La nota, a la que accedió la agencia francesa de noticias AFP, precisa que de este modo se entiende también la posibilidad de práctica del delito de “obstrucción a la Justicia”.

Las denuncias se realizan en base a las acusaciones premiadas de ejecutivos del la empresa de alimentación brasileña JBS, el mayor frigorífico de Latinoamérica.

En este contexto, el diario local O Globo reveló el pasado miércoles el contenido de una conversación entre Temer y uno de los dueños de JBS, Joesley Batista, en la que el presidente intenta comprar el silencio de Eduardo Cunha, expresidente de la Cámara de Diputados, para que no revelase datos sobre la corrupción de la petrolera estatal Petrobras.

Se verifica que Aécio Neves, en articulación, entre otros, con el presidente Michel Temer, buscaron impedir que avancen las investigaciones de Lava Jato, sea por medio de medidas legislativas o por medio del control de nombramientos de los comisarios de la policía que conducirían las investigaciones”, según el pedido de investigación cursado a la Corte Suprema de Brasil por la Fiscalía general.

El mismo viernes, el Tribunal Supremo Federal (STF) de Brasil publicó unas grabaciones en las que Temer presuntamente ordena a Batista mantener los pagos a Cunha y su entorno después de que este entrara en prisión para garantizar su “silencio” sobre los casos de corrupción que afectan al nuevo Gobierno. 

En las conversaciones grabadas por Batista, Temer le explica que “es importante mantener” los pagos mensuales a Lucio Funaro, el hombre de confianza de Cunha en el Congreso, con el fin de “garantizar el silencio”. Las entregas periódicas ascendían a 400 reales (unos 110.000 euros) y, en total, el presidente pagó a Cunha unos 5 millones de reales (1,3 millones de euros), cuando ya estaba preso. 

Mientras tanto, el juez del Tribunal Supremo Federal (TSF) de Brasil, Edson Fachin, autorizó el jueves el inicio de la investigación contra Temer por el caso de corrupción Lava Jato, de manera que el dignatario podría enfrentar un juicio político como el que él mismo impulsó contra Dilma Rousseff y que acabó con la destitución de la expresidenta.

Tanto Temer como destacados miembros del gobernante PSDB están siendo investigados por supuestamente recibir sobornos, lo que ya había obligado a renunciar a tres ministros del Gobierno actual.

ftn/ctl/myd/rba

Commentarios