• El ministro boliviano de Gobierno, Carlos Romero, muestra el acuerdo alcanzado con los médicos, que pone fin a sus movilizaciones, en La Paz, 8 de enero de 2018.
Publicada: martes, 9 de enero de 2018 10:54

El Gobierno de Evo Morales y el Colegio Médico de Bolivia llegaron a un acuerdo en la noche de lunes para poner fin al paro indefinido del personal médico, que ya dura 47 días.

“Es una decisión inteligente y razonable, nosotros celebramos que la racionalidad vuelva al ámbito de la colegiatura”, afirmó el ministro boliviano de Gobierno, Carlos Romero, en una conferencia de prensa celebrada en La Paz, la capital, haciendo referencia a la finalización de las movilizaciones del personal médico tras aceptar un acuerdo con el Ejecutivo.

Añadió, asimismo, que es una decisión razonable porque más allá de cualquier consideración política, ideológica, religiosa, lo que prevalece es la preservación de la salud del pueblo boliviano.

Remarcó, asimismo, que el fin de huelga es una decisión acertada ya que salvaguarda las expectativas de un sector tan importante como el de los médicos. Advierte, sin embargo que, quienes posteriormente insistan y digan que existió alguna trampa en el proceso de este acuerdo alcanzado, “esos están en otro juego”.

Es una decisión inteligente y razonable (finalización del paro del personal médico), nosotros celebramos que la racionalidad vuelva al ámbito de la colegiatura”, afirmó el ministro boliviano de Gobierno, Carlos Romero.

 

Dicho esto, el ministro explicó que tras la firma de este convenio comienza una agenda intensa que deberá trabajar la redacción de una Ley general de Salud que derogue los decretos que han propiciado las reivindicaciones médicas.

Por su parte el presidente del Colegio Médico de Bolivia, Anibal Cruz, ratificó que con la firma de este convenio se pone fin a sus movilizaciones y, al mismo tiempo, pidió al titular del despacho de gobernación incluir una cláusula que garantice que no se aplicarán sanciones contra quienes secundaron las huelgas.

Los médicos bolivianos, apoyados por estudiantes de Medicina y trabajadores de hospitales públicos y consultorios privados, iniciaron un paro el 23 de noviembre, en rechazo a la creación de una Autoridad de Fiscalización y Control del sistema de salud público y privado y del artículo 205 del nuevo Código Penal que sanciona la negligencia médica.

En días previos a este pacto, el presidente de Bolivia, Evo Morales, criticó la falta de ‘consciencia por la vida’ de aquellos profesionales y trabajadores del sector de la salud que continuaban una huelga general indefinida, a pesar de que su Ejecutivo había atendido sus demandas. De igual forma, tachó dichas movilizaciones de ‘estrategia norteamericana’ para generar violencia en Bolivia.

krd/nii/

Commentarios