• El premier israelí, Benjamín Netanyahu (C), y el canciller de Baréin, Abdul Latif al-Zayani (dcha.), en Al-Quds, 18 de noviembre de 2020. (Foto: AFP)
Publicada: martes, 24 de noviembre de 2020 19:13

El premier israelí visitará Baréin “pronto”, en otro paso de la normalización de relaciones que han dado pese al rechazo en la comunidad islámica.

A través de su cuenta en Twitter, Benjamín Netanyahu ha anunciado este martes que mantuvo el lunes por la noche una conversación telefónica con el príncipe heredero bareiní, Salman bin Hamad bin Isa Al Jalifa, y en la misma aceptó “con mucho gusto” su invitación a visitar el pequeño reino del Golfo Pérsico en un paso más en su rápida normalización de lazos, para el que aún no se ha puesto fecha.

“Me invitó a realizar una visita oficial a Baréin pronto. Lo haré con mucho gusto”, ha manifestado Netanyahu en un comunicado.

El premier israelí ha aseverado que sus conversaciones se centraron “en el fortalecimiento de las relaciones bilaterales” entre Israel y Baréin.

El anuncio de Netanyahu se produce después de que una delegación de Baréin, encabezada por el canciller bareiní, Abdul Latif al-Zayani, viajara a los territorios ocupados palestinos por Israel la semana pasada. Durante la visita, Israel y Baréin firmaron un acuerdo para la apertura recíproca de embajadas antes de finales de este año en curso.

 

Desde septiembre, algunos regímenes árabes, es decir, los Emiratos Árabes Unidos (EAU), Baréin y Sudán han comenzado a normalizar sus nexos con Israel, con la mediación de EE.UU.

El lunes, trascendieron también informes de que Netanyahu viajó el domingo, en secreto, a Arabia Saudí y se reunió con el príncipe heredero saudí, Muhamad bin Salman Al Saud, y el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, en la ciudad de Neom, sita en la provincia noroccidental de Tabuk.

Riad niega que el viaje se produjese, pero un ministro israelí y altos funcionarios israelíes lo han confirmado.

Cabe destacar que esta noticia salió a la luz cuatro días después de la reunión de Pompeo y Netanyahu en Al-Quds (Jerusalén) y dos días después de que el canciller saudí, el príncipe Faisal bin Farhan Al Saud, afirmara que Riad defiende la normalización de nexos entre los países árabes e Israel, y busca el apoyo del nuevo Gobierno de EE.UU. para su política en la región.

La medida proisraelí de Riad ha desatado una ola de rechazo en los países islámicos. Desde Palestina, el movimiento de la Yihad Islámica Palestina advirtió que la visita fomenta una agresión generalizada contra “el pueblo palestino, la comunidad islámica y todos los lugares sagrados de los musulmanes”.

tmv/anz/myd/rba