Publicada: sábado, 8 de abril de 2017 6:49
Actualizada: sábado, 8 de abril de 2017 8:03

Arabia Saudí amenaza a Irán con una guerra en el Golfo Pérsico, acusando a Teherán de intervencionismo en los asuntos internos de los países árabes y de la región.

"Irán interviene en los asuntos internos de países como El Líbano, Irak y los Estados del Golfo (Pérsico). Los países del Golfo (Pérsico) y su seguridad son nuestra línea roja. (…) Pero si ellos quieren poner a prueba nuestra fuerza y ​​desestabilizar la situación, seremos capaces de oponerles resistencia", afirmó el viernes Ahmed al-Qatan, embajador saudí en Egipto, durante una entrevista concedida al canal de televisión local Al-Hayat.

Las acusaciones contra Irán se producen mientras Arabia Saudí ofrece apoyo financiero y armado a los grupos terroristas que operan en Oriente Medio, ha emprendido una campaña militar desigual contra su vecino yemení y después de que su embajador en Irak, Thamer al-Sabhan, haya sido convocado, en reiteradas ocasiones, por Bagdad, a raíz de haber pronunciado declaraciones consideradas como "intromisiones" en los asuntos internos de Irak.

Irán interviene en los asuntos internos de países como El Líbano, Irak y los Estados del Golfo (Pérsico). Los países del Golfo (Pérsico) y su seguridad son nuestra línea roja. (…) Pero si ellos quieren poner a prueba nuestra fuerza y ​​desestabilizar la situación, seremos capaces de oponerles resistencia", afirmó el viernes Ahmed al-Qatan, embajador saudí en Egipto.

Al hilo de tales declaraciones, en una entrevista concedida el mismo viernes a Sputnik, el experto en asuntos de Oriente Medio e investigador principal del Instituto de Estudios Estratégicos de Irán, el doctor Mohamad Ali Mohtadi, analiza las declaraciones de Al-Qatan y aduce que el embajador saudí ha ido demasiado lejos.

"Es precisamente Irán quien actúa en defensa de la seguridad, ansiando salvaguardar la paz y la estabilidad de los países de la región, mientras que Arabia Saudí comete crímenes y genera caos, interviniendo en Yemen y Baréin, acusando a la vez a la República Islámica", anota el experto.

Según Mohtadi, durante dos años Riad ha venido bombardeando a su vecino yemení, asesinando de paso a decenas de miles de civiles y destruyendo prácticamente la totalidad de la infraestructura del país.

“Hoy en día Yemen padece un bloqueo. Sus habitantes se mueren de hambre, así como por falta de asistencia médica y enfermedades. Todo como consecuencia de la política criminal de Arabia Saudí", subraya.

 

Lo mismo ocurre también en otros países. La intervención de Arabia Saudí en los asuntos de Baréin, Siria, Irak y otros países árabes, así como la política del propio reino, son las verdaderas causas de la crisis y la inestabilidad en la región. Es decir, la política exterior destructiva por la que ha optado Arabia Saudí se ha convertido en una fuente de inestabilidad en la región, constata el experto.

Sin embargo, prosigue, Irán ha actuado en dirección contraria al reino saudí, ya que ha reiterado en múltiples ocasiones que busca la paz y la buena vecindad con todos los países de la región, incluida Arabia Saudí.

En este momento, los iraníes tienen muy buenas relaciones con países como Kuwait, Catar y Omán, además de mantener estrechos vínculos comerciales y económicos con los Emiratos Árabes Unidos (EAU), enfatiza.

En alusión a una posible confrontación entre Riad y Teherán, Mohtadi considera que esta no tendrá lugar.

"Creo que no son tan tontos como para librar una guerra en el Golfo Pérsico, siempre y cuando no sean unos suicidas, por supuesto. Pero si esa tendencia persiste, Arabia Saudí será la principal perjudicada. (…) Esperamos que ese país entienda de una vez por todas que tal política es ilógica e irracional", concluye.

mep/anz/hnb/msf

Commentarios