• Compañía petrolera Khurais, en el sudeste de Riad, capital de Arabia Saudí.
Publicada: domingo, 24 de abril de 2016 0:06
Actualizada: domingo, 24 de abril de 2016 3:08

El asesor financiero del príncipe heredero adjunto de Arabia Saudí, Mohamad Al Sheij, ha considerado muy probable que este país árabe quiebre para principios de 2017.

En el primer semestre de 2015 Arabia Saudí debido a la caída en los precios del petróleo pasó a la reserva con una tarifa de 30 mil millones de dólares en un mes, anunció el miércoles Al Sheij, en declaraciones pronunciadas a la agencia estadounidense de noticias Bloomberg.

Si los gastos se mantuvieron al mismo nivel que el pasado mes de abril, el país está “totalmente en quiebra” en sólo dos años, advirtió el funcionario saudí.

Según la evaluación de Al Sheij, durante el boom petrolero de los años 2010-2014, Riad malgastó una gran cantidad de dinero.

Para evitar la bancarrota, Mohamad Bin Salman, príncipe heredero adjunto saudí y ministro de Defensa de Arabia Saudí, ha reducido el presupuesto de gastos en un 25 %, restaurado estricto control del gasto, indicó la fuente.

El príncipe heredero adjunto saudí, Mohamad bin Salman.

 

Asimismo se decidió por el endeudamiento externo y empezó a prepararse para la introducción del Impuesto al Valor Agregado (IVA) y otros impuestos y tasas, de acuerdo a Bloomberg, explicando que, como resultado, la tasa de disminución de las reservas comenzaron a disminuir.

Hace un año, recuerda la agencia, el Fondo Monetario Internacional (FMI) predijo que la disposición de divisas de las reservas de Arabia Saudí sería suficiente para resistir a cinco años de bajos precios del petróleo.

Por otra parte, la fuente precisó que el venidero lunes (25 de abril) el príncipe tiene previsto dar a conocer "un plan histórico que abarca amplios cambios económicos y sociales".

Al parecer, el programa incluye la creación del mayor fondo soberano del mundo, por lo que deben pagar más de 2 billones de dólares en activos- lo suficiente para comprar la totalidad de Apple, Google, Microsoft, y Berkshire Hathaway, cuatro de las compañías más grandes del mundo.

El príncipe, también está decidido a vender al precio mínimo el 5 por ciento del paquete accionario de la gigantesca petrolera saudí Aramco. Riad, a su vez, quiere reducir su dependencia de los ingresos petroleros.

Según el Banco Central del reino, a partir de agosto de 2014 a octubre de 2015, la reserva del Estado disminuyó de $740 millones a 654,5 millones de dólares, según Bloomberg, por su volumen, a finales de 2015 fue de 627,7 mil millones de dólares en comparación con 724,5 millones de dólares en el comienzo del año.

El presupuesto de 2016, según el Ministerio de Finanzas de Arabia Saudí, mostró un déficit de 87 mil millones de dólares, que, según el banco comercial de Abu Dhabi, es de alrededor de 11 % del Producto Interior Bruto (PIB). Financiación máxima que se proporciona a las agencias de seguridad — casi 57 mil millones de dólares o más de una cuarta parte del presupuesto. El año pasado, Riad tenía un déficit de 98 mil millones de dólares.

El pasado 17 de abril, la reunión de los grandes productores de petróleo cerró en Doha, la capital de Catar, sin un acuerdo para congelar la producción y así impulsar los precios.

De acuerdo con el ministro de Energía ruso, Alexander Novak, Arabia Saudí, y no Irán, fue el responsable del fracaso de dicho encuentro.

Teherán anunció anteriormente que continuará aumentando la producción de petróleo para recuperar su cuota de mercado tras el levantamiento de las sanciones antiraníes sobre su programa de energía nuclear gracias al Plan Integral de Acción Conjunta (JCPOA, por sus siglas en inglés), por lo que no participó en el encuentro de Doha.

fdd/ktg/nal

Commentarios