• Soldados estadounidenses desplegados en Afganistán.
Publicada: martes, 20 de octubre de 2015 1:48

Alemania, Turquía e Italia mantendrán tropas en Afganistán en los niveles actuales, informaron el lunes altos funcionarios de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).

El máximo comandante de la OTAN en Europa, Philip Breedlove, señaló que los países miembros de esta alianza mantendrán sus tropas al igual que Estados Unidos aseguró que seguirán sus soldados en Afganistán.

Varios de nuestros mayores contribuyentes ya han comunicado con nosotros que van a permanecer en su postura actual", informó el máximo comandante de la OTAN en Europa, Philip Breedlove.

Sin embargo, indicó que pese a las diversas discusiones sobre el número exacto de las fuerzas, no cabe duda de que continuará una gran presencia de fuerzas foráneas en el país asiático.

"Varios de los países que contribuyen con más cantidad de soldados ya se han comunicado con nosotros para informarnos que mantendrán su postura actual", dijo Breedlove a Reuters, aunque declinó dar más detalles.

Comandante máximo de la OTAN en Europa, el general Philip Breedlove.

 

Al respecto, el primer ministro italiano, Matteo Renzi, declaró la semana pasada que Roma está considerando mantener sus soldados en Afganistán por un año más.

La OTAN nunca ha fijado una fecha final a su misión de entrenamiento de las fuerzas nacionales de Afganistán, donde están desplegadas actualmente 6000 efectivos provenientes de 40 países, incluidos EE.UU. y sus aliados.

Alemania tiene alrededor de 850 soldados en Afganistán, seguido por Italia con 760 y de Turquía con unos 500, según los últimos datos de la Alianza Atlántica.

El 15 de octubre, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dio a conocer su plan de dejar un contingente militar de 5500 soldados en Afganistán aun después del fin de su mandato, en vez de disminuir o retirarlo, como tenía previsto. La OTAN expresó la misma jornada su apoyo a la decisión de Washington.

El 8 de octubre, el comandante estadounidense de las fuerzas de la Alianza Atlántica en Afganistán, el general John Campbell, abogó por mantener la presencia militar estadounidense en Afganistán, justificando que las fuerzas locales no son capaces de acabar con el grupo Talibán.

En 2001, la OTAN invadió Afganistán bajo liderazgo de Washington, tras los atentados del 11 de septiembre, con el pretexto de acabar con el terrorismo y el grupo Talibán, y llegó a desplegar 100.000 soldados en el país asiático. Pese a lo cual, aumentó la inseguridad y los civiles y militares afganos muertos desde entonces se cuentan por millares.

tqi/ncl/hnb