¿EEUU intenta asfixiar a Putin?