• Los soldados neerlandeses se preparan para participar en las maniobras Trident Juncture 2018, 19 de octubre de 2018. (Foto: AFP)
Publicada: viernes, 26 de octubre de 2018 6:16

Las maniobras de la OTAN cerca de las fronteras rusas, denominadas Trident Juncture, se realizan con una clara tendencia antirrusa, dice la Cancillería de Rusia.

“Las maniobras influyen negativamente en la seguridad (…) y complican la situación militar y política, lo que contradice los esfuerzos emprendidos para elaborar nuevas medidas de confianza en la región del mar Báltico”, destacó el jueves el Ministerio ruso de Asuntos Exteriores, a través de un comunicado.

Conforme a la misiva, las maniobras Trident Juncture 2018 que inició el mismo jueves la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) en Noruega, tienen como fin ensayar los últimos desarrollos de los especialistas militares del ente, quienes según la Cancillería del país euroasiático se empeñan en contener a Rusia.

En dichos nuevos ejercicios participan más de 50 000 uniformados, 65 navíos, 250 aeronaves militares y 10 000 vehículos militares de 31 países —considerados los mayores de la Alianza Atlántica desde la Guerra Fría y el colapso de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS)—, continuarán hasta el 7 de noviembre.

“A pesar de que la Alianza Atlántica intenta presentarlo como un ejercicio defensivo, es evidente que se trata de una exhibición de poderío militar con una clara tendencia antirrusa”, denunció la Cancillería rusa.

Las maniobras influyen negativamente en la seguridad (de la región) (…) y complican la situación militar y política, lo que contradice los esfuerzos emprendidos para elaborar nuevas medidas de confianza en la región del mar Báltico”, destacó el Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, sobre las maniobras Trident Juncture 2018 de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) en Noruega.

 

A principios de este mes de octubre, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, consideró “defensivas y transparentes” esas maniobras, que llegaron después de las maniobras Vostok-2018, realizadas por Moscú en septiembre, que fueron también las de mayor envergadura desde la Guerra Fría y con la participación de unidades de China y Mongolia.

No obstante, el ministro de Defensa de Rusia, Serguéi Shoigú, protestó, por su parte, por dichos ejercicios “sin precedentes”. A su juicio, la Alianza tiene como objetivo fortalecer su presencia frente al flanco occidental de Rusia y justificarlo con la supuesta “amenaza rusa”.

El alto mando militar advirtió que Rusia responderá a estas medidas, si bien ha precisado que Moscú no busca ninguna confrontación militar con la OTAN, sino que apuesta por una cooperación en materia de seguridad que beneficie a ambas partes.

mtk/ktg/fdd/alg

Comentarios